vendredi 17 décembre 2010

Meet you at Tiffany's



[Comienzo del paréntesis...

Hace 79 días adopté a una gatita. Era demasiado pronto, pero no pude resistirme. Su mirada curiosa e increíblemente despierta me instó a rescatarla del corredor de la muerte en la perrera de Jerez. Convencer a mi familia fue difícil, pero no imposible.
Intenté, además, poner mi granito de arena hacia el resto de los gatos que aguardaban su mismo destino, y creé un evento en facebook a contrareloj para conseguir salvarlos a todos. Y a base de mucha difusión conjunta (y petarda insistencia) los gatti que no consiguieron adoptante en aquel momento (casi todos viajaron hasta Toulouse, Paris y Niza) fueron apadrinados. Misión cumplida: ninguno fue asesinado en la perrera.

Como algunos ya sabréis, a un gato no se le bautiza al azar: él o ella mism@ te indica cuál es su nombre.
Cuando llegó a casa, tras un interminable viaje de casi 24 horas, mi nueva amiga felina me confesó el suyo. Alta, esbelta, rasgos delicados, delgadez extrema y un “vestido” negro con motivos blancos... obviamente me encontraba frente a la versión gatuna de Holly Golightly, la heroína de Breakfast at Tiffany’s.

Tras una hiperactivísima primera etapa de adaptación en la que más que una gata parecía el mismísimo diablo de Tasmania, Holly cayó en un extraño estado de apatía, pero aún más inquietante que su cambio radical, resultaba su vientre abultado. Había sido esterilizada antes de su adopción, pero yo aún tenía ciertas dudas antes de visitar al veterinario. La buena noticia fue que no estaba embarazada, la mala.... que no estaba embarazada.

Peritonitis infecciosa felina son tres palabras que nunca podré olvidar (aunque bien podría haberse llamado: Put*da Incurable Fatal). En la presentación más aguda de esta enfermedad, los vasos sanguíneos del abdomen se ven afectados, el estomago del gato se hincha; el fluido se gotea al pecho, disminuyendo la capacidad de los pulmones para expandirse, por lo que el animal presenta dificultades cada vez mayores en la respiración... hasta alcanzar la muerte.

Palabras como injusto, surrealista y broma macabra se quedan cortas. Podría hablar sobre la arbitrariedad del karma o repetir aquella mítica frase de Benjamin Linus “Destiny is a fickle bitch” (el destino es un cabrón voluble, creo que la tradujeron), pero supongo que cualquiera puede imaginarse lo que se siente ante un diagnóstico de este tipo, teniendo, además, otra herida gatuna reciente aún por cerrar.

Pues bien. 4 semanas después de aquel odioso diagnóstico, Holly adelantó su cita con La Dama Oscura sobre su sillón favorito, entre ataques de apnea, mientras yo le acariciaba tiernamente sus pequeñas manos “enguantadas”.
Pocas horas después, al otro lado del Atlántico, murió Blake Edwards, el director de Desayuno con diamantes. Una extraña (e inquietante) coincidencia...






I hope we meet at Tiffany’s, Ms Golightly...


… fin del paréntesis].

mardi 9 novembre 2010

¿Qué precio tienen las cosas que no son cosas?




Hace unas semanas mi móvil jurásico sufrió un accidente. Una de mis gatas lo tiró desde una mesa y la ya descachuflada tapa se desprendió del todo.
En una situación así, lo más práctico habría sido comprarme uno nuevo, pero había algo que me importaba más que el pastón que me iba a gastar en repararlo: las fotos que contenía. Más concretamente, una de un ser que adoro y que ya no está con nosotros.

En Vodafone me dijeron que lo consultara con informáticos y fotógrafos, porque era una pena reparar un móvil tan viejo sólo por las fotos. Lo hice, y como nadie pudo proporcionarme una solución alternativa, no me quedó más remedio que recurrir al plan A. Recalqué el motivo de la reparación a la dependienta, una vez más, y esta me aseguró que resultaría caro, pero que en pocas semanas lo tendría de vuelta.

Ayer, después de algo más de un mes, recuperé mi móvil. Sin embargo, al encenderlo, descubrí que contenía una asquerosa sorpresa: las fotos ya no estaban. Resulta que el/la desgraciad@ que lo reparó, decidió, con premeditación y alevosía, actualizar el software: se ha borrado todo. Lo único que me queda de mi antiguo teléfono, son algunos sms y la mitad de mi agenda de contactos (supongo que mi tarjeta no daría más de sí).

Me siento estafada, frustrada, dolida y harta. Le he regalado el móvil a un miembro de mi familia. No quiero ni verlo.

¿Por qué os cuento esta anécdota tan aburrida, anodina y bastante por debajo de lo que me gusta incluir en este blog? Por que, de alguna manera, ha sido la gota que ha rebasado un vaso lleno de demasiadas cosas.

No sé si esto es un adiós o un hasta luego. No voy a decir que me marcho de la blogosfera, pero si que cada día me cuesta más contar cosas y que intuyo que este invierno será largo.

Sé que hay personas, amig@s principalmente, que lately han puesto precio a mi cabeza por vivir en Antisocial Land. Por otra parte, llamar por teléfono y escribir e-mails se ha convertido en misión imposible, así que pido disculpas desde aquí a todas las personas a las que he descuidado/abandonado temporalmente.

No sé qué más decir, salvo que estoy cansada de estar triste.

Take care.

lundi 1 novembre 2010

Objetos de transición




De niña pasé muchas horas visitando cementerios. Para mi era un ritual familiar insoslayable que asumía con resignación infantil. Y mientras los míos colocaban flores y adecentaban lápidas, yo me alejaba lo suficiente como para tomar fotografías mentales, sopesar la tristeza del ambiente o comparar la belleza de las flores.

Cuando los ausentes tienen un peso equiparable a los vivos, tiendes a ver la muerte y todo lo que la rodea con una naturalidad de la que carece la mayoría de la gente. Para mi, los cementerios siempre han estado desprovistos de cualquier rastro lúgubre, tétrico o macabro. Simplemente, eran lugares tristes cuya funcionalidad no entendía demasiado bien. ¿Por qué había que desplazarse a otro lugar para homenajear a un ser querido?¿Cómo era posible que una fría piedra sustituyera a un recuerdo?

No ha sido hasta muchos años después, cuando he descubierto que los cementerios (al igual que los funerales o cualquier ritual mortuorio), no se hacen para los muertos, sino para los vivos.
A la mente le cuesta tantísimo asimilar una pérdida, asumir que nunca más volverá a ver a un ser querido, que hasta que ese proceso se complete, necesita un ritual, un soporte físico, una especie de objeto de transición en el que focalizarse, de la misma forma que un niño pequeño necesita su peluche preferido o una mantita cuando ha de separarse de sus padres o comienza la guardería.

Hay gente que necesita ver físicamente al difunto para decir adiós; otros pasan horas ante la lápida, charlando, llorando, recordando; los hay que necesitan llevar un medallón con sus cenizas, mientras que muchos duermen con su ropa cuando están tristes o sienten frío. Y también hay personas que, simplemente, se aferran a sus fotos. Imágenes que compiten y reafirman las de la mente, recuerdos tangibles de que los buenos momentos existieron y nadie puede arrebatárselos.

Al parecer, nuestros mecanismos de asimilación no siempre evolucionan y maduran con los años y, obviamente, no son tan sofisticados como desearíamos. Ante la pérdida, nos guste o no, todos somos niños aferrándose a una deshilachada mantita...

jeudi 28 octobre 2010

Eau de Truñò: ¿a qué huele el garrulus sanguinarium?



¿Os imaginais a un capo de la mafia anunciando los últimos zapatos de Manolo Blahnik? ¿O a uno de los líderes de la industria armamentística pasándose al mundo de la moda; o, incluso, en la pasarela?

Al parecer, Loewe sí. Aunque la mafía del toreo no levante las mismas ampollas a tantos niveles como los ejemplos anteriores, sigue haciendo mucho daño. No sólo a los toros, sino a toda la población española.
En su intento de planificar a largo plazo los valores clásicos de la marca, la famosa compañía ha dado un paso atrás en lo que respecta a la lucha a favor de los derechos de los animales en España: ¡el torero Cayetano Rivera es su nueva imagen mundial!

Rivera, que ya había desfilado previamente para Giorgio Armani, representará la colonia Loewe 7 y también la ropa y los accesorios de la firma. ¿Por qué han escogido a un asesino de animales? Según Loewe “el estilo, pedigrí, belleza y elegancia son valores compartidos por Loewe y Rivera. Es por esto por lo que han escogido al torero, que representa, al mismo tiempo, tradición y modernidad”.

En un mundo perfecto, esta campaña sería un fiasco total, pero seamos realistas. La navidad se acerca, y la mayoría de las personas que quieran hacer un regalo (o sean irreflexivamente trendy), no tendrán en cuenta lo que están comprando o lo que representa. Simplemente, se fijarán en el producto o en lo bueno que está el tipo que representa tal o cuál fragancia.

Por otra parte, Loewe no tiene un buen historial en lo referente a la concienciación animal: son el icono de los materiales de piel de lujo. Además, la crisis financiera mundial parece no haberles afectado. Su ingresos ascendieron un 7’5 % el año pasado y han recaudado 115, 19 millones de euros como resultado de su expansión mundial (especialmente en China), pero casi la mitad de sus ingresos (el 36,5% del total) se generan en España. Tiene ya 150 tiendas repartidas en 35 países.

Loewe es ambicioso, pero nos está pidiendo a gritos un boicot en toda regla, especialmente en este momento tan crítico en el que la anti-tauromaquia va ganando batallas y es obvio que se está creando un caldo de cultivo para todo lo que vendrá después.

El sangriento, cruel y obsoleto "arte del toreo" y todo lo que representa no tiene cabida en nuestra sociedad, nuestra cultura o nuestra moda, y, desde luego, no tiene cabida en el presente o futuro de ningún país civilizado. Un torero nunca será un buen ejemplo a seguir (o un rol model), independientemente de lo atractivos que resulten sus atributos físicos de cara a la galeria).

Por favor, si sientes explotar la vena del cuello cada vez que te cruzas con el anuncio de este engendro (y/o el impulso irrefrenable de hacerte graffiter@) regala unas felices navidades a Loewe. Hay muchas cosas que puedes hacer. Comparte esta información, súmate a esta campaña en facebook, e invita a tus amigos y conocidos, boicotea sus productos, firma la petición Murder is not sexy and neither is Loewe y déjales este mensaje en su web (junto a un link de la petición y/o de este evento para que sepan que pertences a la campaña): “el asesinato no es sexy y Loewe tampoco”. Puedes hacerlo aquí:

¡Muchísimas gracias por tu participación!


P.S. No sé qué carajo le han hecho a mi blog. No deja de salirme error en la página cada vez que entro y todo lo que debería aparecer en el lado derecho, está abajo. ¡Arg, arggggg y reargggggggg!

lundi 18 octobre 2010

Sweet Brilliant Lemonade?


¿Cuando la vida te da limones tan agrios que no puedes evitar hacer muecas, sabes hacerte una limonada?

A los newyorkers Atomic Tom les mangaron los instrumentos y esta fue la limonada que "improvisaron" en el metro con la única ayuda de sus iPhones (o eso es lo que ellos dicen, pero lo que sí queda claro, es que como publicistas no tienen price):



Sólo tengo una cosa que añadir: envidia, envidia, envidia, envidia verde limón. Y no sólo porque suenan genial, sino porque cantar en el metro es una de mis fantasias...

¿Cuál ha sido vuestra limonada más brillante?

mercredi 13 octobre 2010

Never say never again



Te conocí durante mis clases de ballet. Yo tenía nueve años y ambas íbamos de rosa. No me resultó difícil bailar contigo, aunque siempre tuve la sensación de que el ambiente se habría relajado algunos enteros si no hubieras estado presente.
Volvimos a cruzar destinos en la adolescencia, cuando éramos meros e impacientes sucedáneos de mujer vestida de negro impoluto. No recuerdo si fue un sábado o alguna boda, lo que sí sé es que ya no me parecías simplemente tolerable, sino un absoluto incordio. No sólo te mostrabas siempre superficial y estrecha de miras, sino que eras la susceptibilidad personalizada: todo el mundo tenía que tratarte con una delicadeza inusitada, como si fueras un maldito melocotón. Fue entonces cuando decidí que si volvíamos a coincidir, procuraría que nuestro encuentro durase lo menos posible.

Y así fue. Pasaron los años, las ideas, los prejuicios, los gustos y las modas, y la veintena resultó un feliz paréntesis con escasos desencuentros en los que se iba confirmando que tu presencia era cada vez más incomoda e insoportable que la anterior. Sin embargo, desde que me instalé en los 30, me he sorprendido sintiendo una atracción inusitada hacia ti. Tengo que confesártelo: no dejo de fantasear con la amplia posibilidad del nosotras en todo tipo escenarios.

He descubierto que los años te han vuelto más sofisticada y sexy, pero sigues siendo la misma zorra fisgona y dependiente de siempre (con la novedad añadida de que cada vez te resulta más difícil respetar mi espacio vital).
Y aunque mi parte racional no entiende la relación directamente proporcional entre tu presencia y mi autoestima (¿no debería ser lo contrarío?), nuestro vínculo ha pasado a formar parte de mi personal e intransferible catálogo de "Ambivalencias", sección “Masoquismos”, subsección “Estúpidamente cool”.

¿Cuánto durará este insólito affair?

Si no sabes de quién (o qué) carajo estoy parlando, échale un eye a este vídeo


dimanche 10 octobre 2010

De peces, árboles y vinilos




Kirmen Uribe comienza Bilbao, New York, Bilbao con un fragmento que resultó ser un robin directo a mi corazón: una flecha dentro de otra.

“Los peces y los árboles se parecen.
Se parecen en los anillos. Si hiciéramos un corte horizontal a un árbol veríamos sus anillos en el tronco. Un anillo por cada año trascurrido, es así como se sabe la edad del árbol. Los peces también tienen anillos pero en las escamas. Y al igual que sucede con los árboles, gracias a ellos sabemos cuántos años tiene un animal.Los peces nunca dejan de crecer. Nosotros no, nosotros menguamos a partir de la madurez. Nuestro crecimiento se detiene, y los huesos comienzan a juntarse. El cuerpo se encoge. Los peces, sin embargo, crecen hasta que se mueren. Más rápido cuando son jóvenes y, a partir de cierta edad, más lentamente, pero sin dejar nunca de crecer. Y por eso tienen anillos en las escamas.

El anillo de los peces lo crea el invierno. El invierno es el tiempo durante el cual el pez come menos, y el hambre deja una marca oscura en sus escamas porque su crecimiento es menor durante esa época. Al contrario que en verano. Cuando no pasan hambre, no queda ningún rastro en sus escamas.El anillo de los peces es microscópico, no se ve a primera vista, pero ahí está. Como si fuera una herida, una herida que no ha cerrado bien.Y como los anillos de los peces, los momentos más difíciles van marcando nuestras vidas, hasta convertirse en medida de nuestro tiempo. Los días felices, al contrario pasan deprisa, demasiado deprisa, y en seguida se desvanecen.Lo que para los peces es el invierno, para las personas es la pérdida. Las pérdidas delimitan nuestro tiempo; el final de una relación, la muerte de un ser querido.
Cada pérdida es un anillo oscuro en nuestro interior".


Justo dos semanas antes de que esta novela cayera en mis manos, le había escrito una carta de despedida a mi mejor amigo.

“¿Has oído hablar de los anillos de los troncos de los árboles? ¿de cómo cada año de su vida arbórea queda impreso en un círculo?. Siempre me he preguntado si el inventor de los discos de vinilo se inspiró en ellos. Huellas, historias, canciones, todo viene a ser lo mismo. Los humanos estamos también construidos por capas de diferente grosor que permanecen siempre interconectadas. Por eso todo lo que hemos sido lo seguimos siendo y resulta tan difícil determinar nuestra verdadera edad.

Desde que no estás, tengo la sensación de que alguien ha hecho un agujero en mi tronco y tira con fuerza de uno de esos anillos, uno especialmente grande y precioso, mientras yo me aferro a él tratando inútilmente de recuperarlo. Y en ese forcejeo, toda mi estructura interna se desmorona y fragmenta, como si, de repente, se hubiera vuelto de mercurio. Y la gran duda que flota en mi cabeza es, ¿cómo sonará ahora el disco incompleto?”.


Y es que, salvando las distancias (y las odiosas comparaciones), hay cosas que no pueden ser casualidad...

mercredi 6 octobre 2010

Lost in pronunciation



Tenía sentido que en la época pre beatleliana nadie supiera pronunciar una sílaba del idioma de Sir Arthut Conal Doyle en nuestra different Spain (o que las pocas palabras que llegaran se castellanizasen). Al fin y al cabo, las academias de idiomas no florecían en las esquinas y los pocos que tenían acceso a la educación extraescolar estudiaban francés. Sin embargo, en pleno siglo XXI, seguimos dando machetazos no sólo al inglés, si no a la lengua materna del marido de la Bruni y a cuantos idiomas ajenos al nuestro se nos crucen por el camino. ¿La excusa no siempre confesada?. “¡Uy, es que me da vergüenza pronunciarlo mal!”.

Hagamos sino un repaso a nuestra no tan lejana educación escolar. En las clases de filosofía, ni el profesor más pedante pronunciaba “De’kart”, todos lo llamaban Descartes. Y si nos trasladamos a historia, alucinábamos con Enrique VIII, Ana Bolena y toda su colección de esposas descabezadas, ignorando que no era tan complicado decir Henry o Anne Boleyn.

Y es que la realeza tal vez sea la más perjudicada. Hemos crecido con los escándalos del príncipe Carlos de Inglaterra (nunca de Charles) y los escarceos amorosos de las hijas de la princesa Gracia: Carolina y Estefanía. Y tanto nos hemos acostumbrado a sus nombres castizos, que si algún día en las noticias las llamaran Caroline y Stéphanie, nos costaría reconocerlas.

¿Exageración? ¿Cómo nos sonaría a nosotros, por ejemplo, que se anglosajonaran los nombres españoles? Imaginemos que un día encontramos esta noticia en la prensa británica:

“ Spain goes republican (by Charo Piedra)

A pesar de contar con una de las monarquías más antiguas de Europa, la república finalmente se instaura en España. El rey John Charles y la reina Sophie han decidido trasladarse finalmente a Suiza, donde el antiguo monarca tendrá vedadas para siempre sus abusivas prácticas de caza.
Por su parte, las infantas Helen y Christine, junto con el príncipe Philip, han decidido donar parte de sus posesiones a la beneficencia para limpiar su imagen (y calmar el clamor popular); y todo apunta a que la esposa de este último, Lady Leticia, vuelva a presentar los informativos, aunque aún se desconocen la cadena y el horario.

Muchas voces se han alzado en contra de esta polémica decisión. Personajes de la realeza como la duquesa de Dawn, “la princesa del pueblo” Bethlehem Stephan, el periodista James Faithrock o tonadilleras como Elisabeth Pantohah, han anunciado públicamente su disconformidad. Por otra parte, españoles universales como Julius Churches, Xavier Bardem, Ralph Nadale, Peter Almodouvar, Anthony Flags, Alexander Amenawbar o Penelope Cross han decidido no pronunciarse al respecto. ¿Será que quién calla otorga?”.


P.S. Si este article te ha sacado, al menos, una sonrisilla, devuelve el buen rollismo al mundo votando a la gatita Whiskas (sí, se llama así y no es peloteo) para que consiga ser “Gato de la semana” en el concurso Whiskas para toda la vida. Si consigue ser cat of the week, ella y los 300 gatitos de SOS Gats que representa podrán comer gratis durante un año. ¡Animo, va la tercera, sólo nos queda una semana y se puede votar hasta 50 veces al día!

samedi 2 octobre 2010

¿Euskofeos?



A los euskaldunes nos han colgado siempre la etiquetita de: sosos, introvertidos, brutos, antisociales, xenófobos, reprimidos sexuales y una larga lista de lindezas. Lo que no sabía y la cruda realidad se ha encargado de revelarme, es que también tenemos fama de feos (bueno, más concretamente, de engendros. Aunque parece que ellos un poco más que nosotras).

Una amiga lo aseguraba tajante sobre su taza de cortado corto de café: el euskaldun medio es feo. A mi esa afirmación me pareció exagerada, injusta, desleal, cruel. Si bien es cierto que en Euskadi la proporción de hotties por metro cuadrado no es demasiado elevada, decir que los chicos vascos son más feos que el resto me parece too much.

Así que, con el espíritu científico que me caracteriza, me decidí a tomar una muestra de campo junto a un par de amigas. O séase, que nos dedicamos a repasar atentamente a los mozos con los que nos cruzabamos como un trío de adolescentes. Los resultados fueron los siguientes: la gran mayoría de arrebatadores, guapos, monos y resultones eran menores de 30 años. De hecho, muchos de ellos tenían un look tan "européen", que sería difícil especificar su nacionalidad.

En el caso de las chicas, ocurre exactamente lo mismo: las nuevas generaciones son mucho más monas.
Es como si un científico sacado de la película Gattaca se hubiera dedicado a elegir los mejores genes a partir de 1985.

Para apoyar mi investigación, curioseando en la red, me he encontrado con este simpático artículo:

Lo feos que son los vascos

Pues sí, amigos del inframundo cibernético, hoy quiero simplemente daros a conocer una realidad tangible para todos aquellos que hayáis tenido el placer de contactar con esa raza vulcaniana que son los vascos. Debido a su aislamiento genético y al hecho de hablar ese idioma inventado por un esquizofrénico, sus rasgos se han tornado en algo casi mitológico. Entre ellos podemos distinguir tanto gnomos, duendecillos y demás bichejos prácticamente extintos hasta incluso trolls, que son ciertamente los que más abundan. Además las mujeres jarrais parecen lesbianas estilo “leñador”, a éstas las podréis observar en los telediarios haciendo ostentación pública de cargo de concejalas de ANV y demás grupejos similares.
Debemos asegurar la existencia de la raza vasca y un futuro para los niños vascos. Estas son las 15 palabras que nos guiarán para poder mofarnos y señalar con el dedo a estos engendros terroristas, atrofios del genoma humano. Salud.”





Confesión: esta frívola actualización sólo es una excusa para mostrar las verguenzas del (¿artículo?) anterior. Nunca hubo investigación, ni cortado corto de café. Ni siquiera, hay o ha habido vascos. Estamos en Matrix y todo es producto de su imaginación...

jeudi 2 septembre 2010

Some like it short (Con shorts y a lo loco)



A pesar de que el verano no ha terminado técnicamente, la vuelta al cole o al trabajo nos ha reseteado mentalmente para un nuevo ciclo. Por lo tanto, creo que es justo dedicarle una actualización a la que ha sido una de las estrellas de este (fatal) summer 2010: el short short, o la también comocida como prenda ingrata.

La estación de los calores siempre lleva implícito un descocamiento (quasi)juvenil que no tienen otras épocas del año. Confieso que a mi siempre me ha parecido un momento perfecto para evaluar el nivel de autoestima y fashionvictimismo de la gente.

A casi nadie parece importarle que la moda esté hecha para uniformar. Cuando algo se lleva, sentimos el impulso a veces irreprimible de pasar por el aro (o, por la tela), por muy hortera y/o ladygagil que sea. La aceptación del grupo en lo referente a la moda, se paga con sudor, dolor y, a veces, con el más espantoso de los ridículos.

Este ha sido el verano de los shorts y no ha habido mujer de menos de 35 años que no haya sentido la presión, más o menos implícita, de que, para estar in tenía que enfundarse unos pantalones cortísimos sobre unas piernas bronceadas. El problema es que la piel dorada se puede conseguir, pero las piernas aptas para tan exigente prenda, no.

Algunos creen que ser muy joven es una garantía de éxito, como si la adolescencia per se te dotara de buenas piernas para luego quitártelas, como en el hechizo de La Sirenita. Craso error. No importa que tengas 15, 24 o 46 primaveras, porque hay más piernas que fracasan que las que salen airosas ante el short test. Y es que no todo el mundo puede tener unos miembros inferiores delgados, estilizados, firmes y sin celulitis. Y esa dolorosa verdad hay que asimilarla.

Y cuesta asimilarlo cuando tienes 14 años y quieres encajar esteticamente como una pieza de lego en un una baldosa de Gaudí. El fashionvictismo que marca el paso de la infancia a la edad adulta, en su "incautez", el lugar de cambiar el mode de niña a "proyecto de mujer", se situa directamente en putón. Así que la (potencialmente chabacana) short fever se ha cebado, una vez más, en la más tierna muchachada, ante la incomprensible ¿indiferencia/conformidad/aprobación? de los padres.

Como buena 4, tal vez las desafortunadas elecciones shortiles de algunas mujeres me duelan más de lo que sería saludable. Cosas de mi omnipresente sentido estético y mi autoexigencia, I guess. Pero admito que siento una mezcla de admiración y lástima por los trendy que se atreven a llevar lo que les da la gana cuando les da la gana, independientemente de si les sienta bien o no. Yo nunca lo haría, no me abandonaría a las crueles imposiciones de la moda en verano, como tampoco abandonaría a mis adoradas mascotas. Supongo que yo me lo pierdo...


Pasen por la encuesta semanal, please! ;)

vendredi 20 août 2010

Marchando una de citas: amistad



* "Preferid, entre los amigos, no sólo a aquellos que se entristecen con la noticia de cualquier desventura vuestra, sino más aún a los que en vuestra prosperidad no os envidian". Sócrates

* "La amistad es más difícil y más rara que el amor. Por eso, hay que salvarla como sea". Alberto Moravia

* "Al amigo no le busques perfecto. Búscalo amigo". José Narosky

* "Una amistad que termina nunca había comenzado". Publio Siro

* "La amistad es como la música: dos cuerdas del mismo tono vibrarán ambas, aunque sólo toquéis una". Francis Quarles

* "Toda la grandeza de este mundo no vale lo que un buen amigo". Voltaire

* "Nunca es largo el camino que conduce a casa de un amigo". Juvenal

* "Los amigos suelen abandonarnos a la hora de la desgracia: los enemigos nos siguen hasta la muerte". Conde de Romanones

* "Si es cierto que en cada amigo hay un enemigo potencial, ¿por qué no puede ser que cada enemigo oculte un amigo que espera su hora?". Giovanni Papini

* "Aparta la amistad de la persona que, si te ve en riesgo, te abandona". Félix María Samaniego

* "La amistad supone sacrificios y sólo el que está dispuesto a hacerlos sin molestia comprende la amistad". Noel Clarasó

* "Es amigo mío aquel que me socorre, no el que me compadece". Thomas Fuller

* "Cada uno muestra lo que es en los amigos que tiene". Baltasar Gracián

* "El hombre no tiene amigos: los tiene su felicidad". Napoleón





* "A los amigos, como a los dientes, los vamos perdiendo con los años, no siempre sin dolor". Santiago Ramón Y Cajal

* "En la prosperidad nuestros amigos nos conocen; en la adversidad nosotros conocemos a nuestros amigos". John Ch. Collins

* "Es más difícil no envidiar a un amigo feliz que ser generoso para con un amigo en desgracia". Alberto Moravia

* "Una amistad delicadamente cincelada, cuidada como se cuida una obra de arte, es la cima del universo". José Ortega Y Gasset

* "La amistad más profunda y exquisita se siente herida a menudo por el pliegue de un pétalo de rosa". Chamfort

* "Si reprocháis al amigo sus defectos o sus vicios, corréis el riesgo de pelearos con él; si le hacéis presente su ridiculez, podéis tener la seguridad de que no lo perdonará jamás". Edme P. Beauchêne

* "Existe un placer en la amistad pura que no pueden alcanzar aquellos que han nacido mediocres". Jean de la Bruyère

* "Sabed que cuando uno es amigo de sí mismo, lo es también de todo el mundo". Séneca

* "Si quieres hallar en cualquier parte amistad, dulzura y poesía, llévalas contigo". Georges Duhamel

*
"Hay una teoría infalible sobre la amistad: siempre hay que saber qué se puede esperar de cada amigo". Carmen Posadas

*
"Cuando estoy con un amigo no estoy solo ni somos dos". Eustache J. Langlois

*
"Es una prueba de poca amistad no darse cuenta del retraimiento de la de nuestros amigos". François de la Rochefoucauld

*
"Contra la sentencia 'mis amigos son los mejores', oponed esta aspiración permanente 'que los mejores sean mis amigos' ". Pedro Laín Entralgo


*

¡El test de la week ha vuelto!


*

jeudi 19 août 2010

La lacra de estrenarse tarde



Dos amigas treintañeras en un café.

- ¿Sabes? Siempre me ha pesado el hecho de estrenarme muy tarde.
- ¿Qué edad tenías?
- 17. Estaba a punto de acabar el instituto. ¿Cuándo fue tu primera vez?
- Me da vergüenza admitirlo...
- ¡Venga, mujer, no será para tanto!
- 20... ¡estaba en la universidad! ¡La universidad! Al principio pensé que nunca estaría al nivel del resto de mis compañeras y siempre evitaba hablar del tema.
- Vaya...
- Tuve una buena oportunidad de hacerlo cuando era adolescente, pero, no sé, sentía que aquello aún no era para mi. Siempre me he arrepentido de aquello.
- Entiendo perfectamente lo que quieres decir. Yo me paso el día rodeada de adolescentes y todos son asquerosamente precoces. No hablan de otra cosa, alguna vez los he visto en acción y parece que nacen con los conocimientos de serie. ¡No hay forma de competir con ellos!
- ¿Crees que hay alguna forma de, no sé, ser más hábiles con el tema sin pasar por algún curso bochornoso? ¿libros... películas?
- Yo creo que hay cosas para las que a veces se llega demasiado tarde. Es como con los idiomas. Por mucho que te apliques en la edad edulta, nunca tendrás la destreza y naturalidad de un chavalín bilingüe.
- Bueno, yo creo que se podría intentar haciendo horas extra...
- Eso o convencer a algún amigo a que se preste a la labor...
- Mejor aún: ¡echarse un novio informático!
- ¿Crees que encontraremos a alguno de nuestra generación que no tenga pinta de nerd?
- Podemos intentarlo.
- OK, ¡brindemos por nuestros futuros brillantes conocimientos informáticos, vengan de donde vengan!
- ¿Con café?
- ¿Y qué más da, mujer? Lo importante es la intención.
- ¡Vale, por la incomprensible pero imprescindible informática!
- ¡Maldita! ¿No podía haber adelantado su boom a los setenta?
- No nos desviemos...
- Ok, ¡chin, chin!
- ¡Chin, chin, hermana!



*

dimanche 11 juillet 2010

Universo fútbol

*
Que mal se toleran las zonas grises, las indefiniciones, las excepciones y las contradicciones. Desde que somos enanos, se nos obliga a posicionarnos, a escindirnos a menudo de una manera muy forzada o artificial, en bandos irreconciliables. Cuando apenas podemos hablar, nos atormentan con aquello de “¿a quién quieres más: a mamá o a papá?”, después viene aquello de “¿qué te gustan más: las letras o las ciencias?”, cuando la pregunta más lógica debería ser: ¿Pero es que no se puede ser de ambos... o no ser de ninguno?

Tarde o temprano llega la que, para algunos, es la madre de todas las discusiones: el fútbol. Hace pocas semanas viví un debate absurdo con alguien que, sorprendido ante mi indiferencia futbolil (y equipil), intentó, durante unos diez minutos, colocarme una de las dos etiquetitas (no hace falta decir cuales) sin éxito.
Siento que la presión por sucumbir a la pasión estrella, es mucho más desmesurada ahora que cuando me pedían que escogiera entre ciencias y letras en el colegio. Al pronunciar las palabras mágicas: no me gusta el fútbol, veo en muchas personas la misma mezcla de decepción, desconcierto y asombro infantil que muestran cada vez que digo que soy vegetariana (y casi veo en sus ojos como hacen el reajuste en su mente: ah, vale, a esta no le gusta el fútbol porque es rarita).

En un estupendo artículo titulado la psicología del futbol, Andrés Montero Gómez, desgrana los porqués de este opio para el pueblo. En su opinión, el fútbol (o cualquier otro deporte de masas), resulta especialmente atractivo porque es una ecuación social que combina valores, emociones, símbolos y sentido de pertenencia.
También aclara que la vinculación a este deporte es algo emocional, nunca racional y que normalmente se cuece en edades tempranas y maleables. Todos conocemos ejemplos extremos de padres que no sólo adornan la habitación de su retoño con los colores de su equipo, sino que le compran ropitas, y, si me apuras, le inscriben como socio en el club de turno, antes de nacer. Y es que el “furbo” incide en lo más vulnerable a según qué edades: ¿eres o no eres uno de los nuestros?.

Desde su más tierna infancia, muchas pero especialmente muchos, han sido bombardeados con mensajes del tipo “fútbol = lealtad familiar/social, encajar, sentirte aceptad@, triunfar”. Y es entonces cuando el poder de los valores y símbolos entran en escena. Los niños de mayores quieren “ser” como un jugador determinado, porque esta persona representa los valores ideales, lo que ellos mismos quieren encarnar.

¿Pero qué ocurre cuando ya no somos tan niños? ¿qué más factores entran en juego? En esta época de desorientación masiva, también la fe, la necesidad de creer en algo que de sentido a nuestra vida, y que se debe alimentar para que nos ayude a trascender, ha engendrado algunos forofismos. Todos queremos alcanzar o, al menos, rozar, algo extraordinario. A través del fútbol puedes sentir que “eres” algo que en otros roles en tu vida estás muy lejos de ser.

Yo soy de la opinión de que todo el mundo se droga porque todos necesitamos escapar de nosotros mismos. Cada uno tiene sus métodos y su nivel más o menos acusado de adicción, pero ni el fútbol ni el deporte en general han sido uno de mis míos. Creo que hablo por todos los que no somos futboleros, cuando digo que no veo símbolos, ni veo valores atractivos en los colores de una camiseta. No es una parte de mi autoestima, de mi autoconcepto o de mi orgullo patrio (¿ein?), lo que se pone en juego cada vez que unos jugadores que simplemente han nacido en mi país salen al campo de juego. Si ellos trascienden su labor, yo no trasciendo, porque sus logros no tienen que ver con los míos ni con los seres que me importan. El equipo de fútbol de mi país no mi espejo, porque no hay nada mío en ellos.

Como no futbolera, exijo mi derecho a expresar educadamente en público que el resultado de la roja me importa un carajo sin necesidad de que me tachen de traidora, borde, pasota o desleal. Exijo mi derecho a escoger una droga minoritaria sin seguir al resto por inercia y sin que nadie me critique ni me menosprecie por ello.

A veces no sé si estamos en el 2010 o dentro de 1984. ¡Que le den al Big Brother! He dicho.




“Me gusta el fútbol, realmente. Lo que no me gusta es la futbolización del universo, las personas que toman rápidamente partido por una divisa, sacralizan eso y se hacen quemar después de muertos para desparramar sus cenizas en el Parque Central. Eso me parece demasiado y, peor todavía, eso, defendido por intelectuales, me parece sospechoso”.
Alejandro Dolina


P.S. Problemas informáticos me han obligado a escribir este article por trozos y por días. Me gustaría haberlo colgado hace una semana, pero...

lundi 5 juillet 2010

Descubrimientos inter-cumpleañiles



Yo creía que lo sabía. Pero conocer racionalmente y llegar al insight en el que cabeza, cuerpo y corazón comprenden al mismo tiempo, son cosas distintas.

Espero no sonar como un manual de auto-ayuda...

* Las almohadillas de los pies de los gatos caseros son distintas de las de los callejeros. Son suaves y blanditas. Las almohadillas encallecidas de los gatos trotamundos les permiten moverse por diferentes superficies sin hacerse daño, saltar y adherirse con mayor facilidad que los mimados gatos de compañía.
Madurar es eso, de alguna manera. Si quieres vivir en el mundo exterior y abandonar un ambiente mimado y protegido, asumiendo riesgos y oportunidades de crecer, debes encallecer las yemas de los dedos y las plantas de los pies. Resulta tan doloroso como adaptativo. Si la vida te da palos implacablemente, en algún sentido, no es por simple sadismo. Simplemente, necesitas fortalecerte para poder caminar con soltura en todo tipo de ambientes.

* No se pueden cultivar todas las relaciones como se cultivan los árboles y las plantas. Es absurdo invertir mucho tiempo y cariño en todas ellas y creer que a base de mimos y dedicación tarde o temprano madurará algún fruto. A veces, no sólo no hay frutos sino que la planta ni siquiera crece. Y es que no siempre tenemos en cuenta el PH de la tierra, el clima, las características de la planta y, lo más importante: hasta que punto todas esas cosas son compatibles con nuestra personalidad.

* No sientas rabia por la apatía y el pasotismo de la gente, por su falta de altruismo, su miopía nasal y su manía obsesiva de dibujar compulsivamente el radio de su ombligo. Siente pena. Están perdidos y tienen hambre, mucha hambre...

* Todos somos vulnerables a la envidia, es algo natural, humano. Pero si uno de tus seres queridos no se alegra genuinamente de una noticia positiva en tu vida, si no intenta sacudirse ese tanto por ciento de malestar que generan las inevitables comparaciones negativas, no sólo está descubriendo sus carencias, sino que, posiblemente, le importas menos de lo que creías.

* La gente que no sufre por las injusticias o sufrimientos ajenos, los que no se involucran y no invierten parte de su energía y tiempo en luchar contra las batallas que está librando el mundo, los que no se autoresponsabilizan de los males que nos acosan y no están dispuestos a cambiar ni un ápice sus cómodos hábitos y sus yoyístas esquemas mentales, no me interesan. No les quiero en mi vida.

* La tolerancia a la frustración debería ser una asignatura que se enseñara en el colegio y en el instituto.

* El síndrome de Diógenes afectivo, la acumulación indiscriminada y la incapacidad de deshacerse de lastres emocionales y vínculos tóxicos es tal vez una de las formas más masocas de suicidio social. El lugar que ocupan las personas que no nos hacen bien podría estar ocupado por seres que nos nutren, pero no les permitimos “entrar” en nuestra vida porque energética y afectivamente estamos a tope, no tenemos más espacio.

* Derrumba todos tus pedestales a menos que quieras un ídolo en lugar de un compañero o un amigo...

* A veces vivimos la muerte de una estrella que vimos nacer. Nos sigue llegando su brillo, y nos golpean, como oleadas, fragmentos de lo que fue, pero interiormente sabemos que ha dejado de existir. La luz que ahora nos alumbra es sólo luz muerta y nada bueno puede crecer bajo la luz muerta...

* Todos estamos solos pero hay diferentes grados y diferentes conciencias de soledad. Los solitarios que hacen menos ruido, esos que maquillan e incluso niegan su propia soledad, son los más frágiles, los más desorientados, los más vulnerables...




P.S. My birthday fue hace 4 días, pero no he estado in the mood de escribir hasta hoy.



*

jeudi 17 juin 2010

SolidariCAT




Hace poco hablaba en este blog sobre el pasotismo e indiferencia de propios y ajenos hacia mi faceta solidaria. Ahora que se acerca mi cumpleaños y me da masocamente por hacer balance, como todos los años, me doy cuenta, con un ligero escalofrio, de que he perdido la ilusión en la amistad. También he dejado de esperar comprensión y pequeños gestos de apoyo de la gente que quiero. C'est le vie. Tal vez hacerse mayor sea esto.
Sé que para muchos una simple firma es demasiado pedir y supongo que para la mayoría de vosotr@s también, pero ni la frustración, ni la rabia, ni la misantropía van a impedir que grite cuando creo que se necesita hacerlo. Incluso aunque no me oiga nadie.

Ayer creé esta petición. Quien quiera, que la firme.

Las chicas de Proyecto Gato son pioneras. Ellas solas encontraron la solución para frenar la overpopulation de gatos en Vigo: encontrar colonias, esterilizarlas, recoger a los babies y heridos, buscar un hogar para los mansos y devolver a la colonia a los "silvestres". Durante cuatro años, miles de gatos han llevado una vida digna gracias a ellas.
Medio Ambiente les prometió un refugio que no ha llegado y, para remate, les han cortado la ayuda económica (siempre sufren los efectos de la crisis los más indefensos, pero los 554 millones de euracos anuales para la fucking tauromaquia que nadie los toque). Ahora la asociación y las vidas de miles de cats están en peligro. Trabajan en un cuchitril, con unas medidas higiénicas dignas de la Edad Media, sin apenas dinero, con el miedo constante de que se les mueran los pocos gatos que consiguen salvar. Han recogido 5000 firmas reclamando un refugio digno, pero, al parecer, no son suficientes.
Cuando supe del caso, no puede evitar crear una petición internacional, para ver si entre todos podemos presionarlos. Estas chicas son de los pocos y valiosos seres en este planeta que se dejan la piel por otros, los más frágiles, los que todo el mundo ignora o desprecia. ¿Vas a dejarlas en la estacada?

jeudi 10 juin 2010

La generación de la frustración laboral



Si miro a mi alrededor, la situación laboral de la mayoría de mis coetáneos en la “Generación Barrio Sésamo” es la siguiente: a) Trabajo llevadero, pero no vocacional; b) Trabajo frustrante y no vocacional; c) “Explotación vocacional” y d) Paro. Son pocos y muy raros los casos de personas que trabajan en aquello para lo que están preparados y/o les gusta, y son aún más escasos y excepcionales aquellos los que lo hacen con un sueldo y unas condiciones decentes.

Cada vez que voy al centro comercial de mi ciudad me da un bajón. Me atrevería a decir que el 60% de mis antiguos compañeros de colegio han acabado “engrasando la máquina industrial” como reponedores, encargados, dependientes y cajeros. Muchos de ellos tienen estudios superiores. Hay potenciales químicos, abogados, profesores, filólogos y psicólogos entre esas personas que diariamente buscan tu talla de camiseta en el almacén, te aconsejan una televisión de 32 pulgadas en lugar de una de 26 y que, al pagar, te piden amablemente la travel.

Algunos de ellos se muestran moderadamente satisfechos con su situación laboral. Después de todo, corren malos tiempos para la galaxia y lo importante es poder pagar el ADSL, la gasolina y las lentejas. Pero la psicóloga que habita en mi siempre se pregunta ¿qué pasará dentro de unos años cuando ya no seamos jóvenes?, ¿qué cicatriz nos dejará haber pasado toda nuestra vida realizando un trabajo sin apenas alicientes que está muy por debajo de nuestras capacidades?

Todo apunta a que todos aquellos que merendábamos con Epi, Coco, Espinete y el monstruo de las galletas (y posiblemente los que vengan detrás), estamos destinados a ser “la generación de la frustración laboral”, aquella que tuvo que hipotecar sus sueños. Y teníamos razones para soñar de niños. Después de todo, fuimos "cachorros mimados" y las comparaciones con nuestros padres, por una vez, eran todo menos odiosas. Pero, hoy día, los pocos que utilizan la palabra vocación son mirados como ilusos, infantiles o locos.

Aunque lo más descorazonador, es descubrir a diario como la mayoría hemos caído ya en la Indefensión aprendida. Nos tragamos, capítulo tras capítulo, la triste serie que nos han querido vender. La televisión nos ha educado para mostrarnos pesimistas, apáticos, pasivos y conformistas ante esa "cruda e inalterable reality". El idealismo y la capacidad de riesgo nos resultan demasiado caros. No nos esforzamos en aspirar a más, en hacer más, en ser más. ¿Acaso creemos no merecerlo? Nos hiere la desorientación, la falta de amor propio y la falta de tiempo para reflexionar y darnos cuenta de dónde estamos y hacia dónde vamos...




P.D. Actualización ultramegapesimista de la que, posiblemente, me arrepienta mañana.


P.D.2. Por si a alguien le interesa si los vegetarianos somos más empáticos que los omnívoros, que pase por caja aquí V for vegetarian


P.D.3. I don’t believe in you anymore...

lundi 31 mai 2010

¿Somos más altruistas que nuestros padres?



Cuando una tarde leí un titular de un periódico que aseguraba que “está demostrado que, a nivel mundial, han descendido las tasas de violencia y han aumentado las de altruismo”, casi rompo la tostada que tenía en la mano de la impresión. De hecho, incluso tuve que comprobar de nuevo el nombre del autor del artículo. Sorprendentemente, no me equivocaba, era Eduard Punset.
La primera parte de esta afirmación, me generó cierta desconfianza, pero la segunda me pareció totally science fiction. ¿Realmente somos más altruistas que nuestros padres? Y si es así, ¿por qué no soy capaz de encontrar ejemplos en mi microcosmos? ¿dónde se esconden estos buenos samaritanos?

Mi shock se debía, en gran parte, al hecho de que necesitaba creer que el ser humano era cada vez mas solidario, con la misma urgente desesperación con la que un niño se traga una mentira piadosa. Desde que soy animalista y activista, he ido perdiendo progresivamente la fe en la humanidad. Bendita CAUsalidad. Esta bofetada a mi creciente misantropía, había llegado en el momento en el que más la necesitaba.

Todos hemos crecido con el machacón bombardeo de que "el hombre es un lobo para el hombre". Pero, ¿y si nuestra sociedad alimentara la creencia de la maldad y el egoísmo innatos del hombre con el mismo fin con el que insiste en que sólo podemos ser felices cuando algo externo nos completa? ¿a quién o qué beneficia que seamos pesimistas, apáticos y pasivos y que estemos siempre insatisfechos?

Contraatacando en el club de los optimistas, el filosofo David Hume escribió sobre “la benevolencia natural” en el ser humano, mientras que Charles Darwin atribuyó a nuestra especie un “instinto de simpatía”. Las voces opuestas, sin embargo, siempre han sido más ruidosas. Thomas Hobbes se hizo famoso por eliminar cualquier atisbo de bondad humana básica y las ciencias sociales y, especialmente la psicología, le han dado la razón aferrándose a “pulsiones agresivas innatas” (Freud) y a la creencia de que “básicamente somos depredadores” (Konrad Lorenz).

In this day and age, es difícil no toparse diariamente con algún motivo que nos impulse al suicidio (si a alguno de los presentes se le ocurre una época más fóbica, desorientada, narcisista y egocéntrica que este beginning del siglo XXI, le ruego que justifique su respuesta) y la teoría del gen egoísta parece confirmar nuestro “capullismo innato”. ¿De dónde surge esta tendencia creciente al altruismo entonces? ¿es sólo una respuesta colectiva compensatoria, algo que podría explicarse aludiendo a la teoría de las polaridades (cuanto más se fuerza un comportamiento, más se intensifica el opuesto)? Pero, ¿y si no se tratara sólo eso? ¿y si desde siempre hubiéramos tenido potencial para ser altruistas como grupo y lo hubiéramos "desaprovechado"?

Hoy día los científicos parecen ponerse de acuerdo en que en nuestra neurofisiología no hay nada que nos impulse a actuar con violencia. De hecho, la mayoría de los investigadores de este campo tienen la impresión de que poseemos potencial para desarrollarnos como personas bondadosas o agresivas, y que prevalezca uno u otro impulso depende en buena medida de nuestra formación.

Matthieu Ricard, el hombre que aparcó su brillante carrera como científico para ser monje budista (o “el hombre mas feliz del mundo”, como se le conoce popularmente), asegura que siempre ha habido casos de solidaridad que desafiaban la lógica del (maldito) gen egoísta. Durante la segunda guerra mundial, cientos, posiblemente miles de familias, escondieron en sus casas a refugiados judíos. ¿Qué les llevó a actuar de ese modo? ¿Por qué arriesgar su vida y la vida de los suyos por personas con las que en algunos casos no les unía ningún tipo de vinculo ni parentesco? Al preguntárseles a muchos de estos huéspedes solidarios años después, su respuesta solía ser el contundente y desarmante “teníamos que hacerlo”.

Linda Wilson, por otra parte, afirma que el altruismo puede formar parte de nuestro instinto básico de supervivencia. Al examinar más de cien grandes desastres naturales, esta doctora encontró una fuerte tendencia altruista entre las víctimas, lo que parecía formar parte del proceso de recuperación. Apparently, el apoyo mutuo tiende a evitar problemas psicológicos derivados de situaciones traumáticas. Por lo tanto, la tendencia a establecer estrechos vínculos con los demás, actuando en favor del bienestar colectivo, puede estar profundamente enraizada en la naturaleza humana.

Así que, llegada a este punto, OK, acepto la posibilidad del "gen altruista", pero sigo sin tener claro qué la ha disparado nowadays. ¿Será el resultado natural de nuestra evolución como especie?.
En un alarde de nula originalidad, se me ocurre recurrir, once again, a la maravillosa y powerful Pirámide de Maslow . ¿Será posible que, a pesar del omnipresente materialismo, el tiránico culto al body (y a la juventud), la falta de valores y castañadas como la logse, estemos mejor “nutridos” que nuestros antepasados?. Tal vez, el mayor acceso a la cultura y la información, sumado a el hecho de tener más necesidades cubiertas de los estadios inferiores, nos lleve inevitablemente al altruismo como ruta imprescindible hacia nuestra autorrealización. Who knows.

What I really know, es que cambiar mi chip de “naturaleza humana egoísta a compasiva”, puede transformar mi forma de ver e interrelacionar con el mundo, proporcionándome la anheladísima esperanza que he perdido en estos momentos. Con este artículo acabo de enviar un "boomerang" al mundo. Tal vez si entre todos hiciéramos un reajuste, podríamos contribuir a que ese círculo de expansión de la compasión, creciera y se extendiera.


“Comparar el cerebro con un músculo, es un poco simplista, pero sí, se puede entrenar. Se entrena con cualquier cosa que practiques, como aprender un instrumento musical, o como un pájaro aprende una nueva canción, o los taxistas de Londres memorizan miles de calles. Su cerebro cambia en ciertas áreas. Así que lo que practiques cambia tu cerebro. Puedes entrenarte en las calles de Londres o en tocar el piano, o te puedes entrenar a ser más resistente, tener más compasión, más altruismo y atención. De alguna manera, no tiene nada de malo tocar el piano, pero no es un gran trauma si no lo haces. Pero si no tienes altruismo, fuerza interior, paz interior, atención, entonces si puede haber un problema. Se hace más difícil la vida para ti y para los demás”. Matthieu Ricard


P.S. La t-shirt de la foto, es el resultado del amor y com/pasión por los animales de una de las personitas que me ayudan diariamente a creer en el cambio. El 15% de sus beneficios, van destinados a la ayuda contra la masacre de los maltratadísimos galgos. ¿No es una idea genial? More information here http://camisetas-marciana.blogspot.com/

P.S.2. Obviously, este artículo responde a la pregunta de la encuesta de la semana pasada ;)

jeudi 20 mai 2010

Actitudes antieróticas (part I)



Hacer una clasificación de actitudes capaces de convertir a Jon Kortajarena en Iñaki Anasagasti es fácil y divertido. Cualquiera podría hacer su lista, porque tod@s, en algún momento de nuestras vidas, hemos enarbolado un bastón a lo Gandalf gritando enfervorecid@s “¡no pasarás!”.

Con esta serie iré descubriendo mis “límites” y, porque no admitirlo, mis prejuicios. Las primeras en abrir la clasificación son...

* La Hollowitz: También llamada “Tú Tarzán, yo Jane”, la padecen quienes son incapaces de ver que detrás de ciertos atributos más o menos inherentes a un sexo concreto, se esconde una persona. Los sujetos que presentan rasgos de esta actitud, son como actores del método. Nunca se relajan en su rancio galanteo, sin importarles el hecho de que el otro no deje de arrojarles indirectas, flechas en llamas o espadas láser, directamente. No hay fuerza en este planeta (ni en toda la galaxia) capaz de detenerles. No cesan de demostrar al objeto de su interés que pertenece a un sexo y ellos al opuesto, normalmente con piropos o frases megatopicas e hipersexistas del estilo “las mujeres hacéis con nosotros lo que os da la gana”.
La persona que sufre a un hollowitzista (a menos que también lo sea), acaba agotada a los pocos minutos del encuentro, con la sensación de estar jugando una especie de partido de ping pong improvisado, cuando en ningún momento ha manifestado su deseo de salir a la pista.


* La sanchezdragonis:
es la cargante necesidad de demostrar a la otra persona lo listo/culto que se es y el buen gusto que se tiene en el mayor número de campos posibles. Estás personas, enamoradas del sonido de su propia voz, no escuchan ni estudian a su público. Están tan preocupadas por transmitir su mensaje autovalidatorio que se olvidan de la persona que tienen enfrente. Básicamente, pontifican como si su opinión pudiera servir de base a una especie de criterio universal. Pueden someterte a agónicas e interminables charlas sin ni siquiera darse cuenta de que no te interesa lo que te cuentan (o que hace tiempo que estás pastando por Ubeda's Cerros). Les encanta competir intelectualmente y demostrar(se) que son “mejores” que sus amigos, compañeros, familiares y, of course, sus parejas.
En su entorno, les encanta ser conocidos como "el culto del grupo", "el experto" o "el especial". Son personas muy inseguras y su frágil autoestima, cimentada en su supuesto intelecto superior, normalmente se hace pedazos cuando descubren que otra persona conoce tanto o más que ellos sobre sus “campos estrella”. Por lo tanto, suelen buscar inconscientemente a personas menos “cultas” a las que poder impresionar o a los que, simplemente, les bailen descaradamente el agua.


*

Pasen por la encuesta semanal ;)

mardi 2 mars 2010

Lo que me gustaría decir, lo han dicho otr@s antes...




“El delito de los que nos engañan no está en el engaño, sino en que ya no nos dejan soñar que no nos engañarán nunca”. Víctor Ruiz Iriarte

"Cuando una puerta se cierra, otra se abre, pero a menudo vemos tanto tiempo y con tanta tristeza la puerta que se cierra que no notamos otra que se ha abierto para nosotros". Alexander Graham Bell

"Vuelvo a mirarte aún. Y eres el mismo milagro de ternura y egoísmo, triste y feliz, eterno y pasajero". Julia Prilutzky

"Esa engañosa palabra mañana, mañana, mañana, nos va llevando por días al sepulcro, y la falaz lumbre del ayer ilumina al necio hasta que cae en la fosa". William Shakespeare

"De veras, nunca estoy solo. Tan solo estoy triste cuando tus ojos huyen del sitio en que debimos encontrarnos por la tarde". Otto René Castillo

"Y si por algo es triste la lluvia que no llueve será porque es la lluvia condenada a ser nieve". José Angel Buesa

"El alma resiste mucho mejor los dolores agudos que la tristeza prolongada". Jean Jacques Rousseau

"Creamos situaciones y después renunciamos a nuestro poder culpando a otros de nuestras frustraciones. No hay persona, lugar ni cosa que tenga ningún poder sobre nosotros. En nuestra mente, sólo pensamos nosotros". Louise Hay

"Leemos mal el mundo y decimos luego que nos engaña". Rabindranath Tagore

"Existen cosas inolvidables: esos ojos tuyos, aquella guerra triste, el tiempo en que vendrán los pájaros, los niños". Carlos Sahagún

"Todo el arte consiste en no engañarse a sí mismo: mínimas islas de rocas en todo un mar de autoengaños. Lo que más puede lograr un hombre es aferrarse a ellas y no ahogarse". Elias Canetti

"Andan el pesar y el placer tan apareados que es simple el triste que se desespera y el alegre que se confía". Miguel de Cervantes Saavedra

"Ser río que corre, ser nube que pasa, sin dejar recuerdos ni rastro ninguno, es triste, y más triste para el que se siente nube en lo elevado, río en lo profundo". José Santos Chocano

"A una colectividad se le engaña siempre mejor que a un hombre". Pío Baroja

"Y es que nada hay tan difícil como cerrar por amor la mano abierta y avergonzarse de su generosidad". Friedrich Nietzsche

"Cuánto más inteligente, profunda y sensible es una persona, más probabilidades tiene de cruzarse con la tristeza". Alejandro Dolina

"Lamentarse es una pérdida abrumadora de energía, no se puede construir nada sobre eso, sólo sirve para revolcarse". Katherine Mansfield

"Podemos imaginarlo todo, predecirlo todo, salvo hasta dónde podemos hundirnos". Emil Michel Cioran

"Quien ha visto vaciarse todo, casi sabe de qué se llena todo". Antonio Porchia

"Qué triste es escuchar a alguien que no se escucha a sí mismo". Noël Coward

"Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo". John Fitzgerald Kennedy

"Triste cosa es no tener amigos, pero más triste debe ser no tener enemigos, porque quien enemigos no tenga, señal de que no tiene: ni talento que haga sombra, ni valor que le teman, ni honra que le murmuren, ni bienes que le codicien, ni cosa buena que le envidien". Baltasar Gracián

"El que recibe lo que no puede pagar, engaña". Séneca

"Los hombres auténticos viven como piensan. Los que quieren engañarse piensan como viven".
Darío Lostado

"Nada es felicidad si no se comparte con otra persona, y nada es verdadera tristeza si no se sufre completamente solo". Anónimo



Volveré cuando haya cosido mis medias.


Cuídense.

dimanche 28 février 2010

Dudas trascendentales sobre el patinaje artístico



Vancouver y sus juegos han propiciado mi reencuentro con un viejo colega: el patinaje sobre hielo (o el deporte más desaprovechado del mundo, que es lo mismo). Y como si de una canción o unos floo powder se tratase, de repente, he sido mágicamente transportada a tiempos pasados con una inesperada y desarmante fuerza.
Sin embargo, entre las piruetas, los axels y los giros de unos patinadores mucho más multiétnicos que los que yo recordaba (thanks Yoda!), me han surgido las mismas preguntas sin respuesta de hace casi diez años.

* ¿Habrá algún tipo de relación directamente proporcional entre la cantidad de brillantitos pro-epilépticos del traje y la categoría patineril del participante?

* ¿Los coreógrafos no han descubierto que musicalmente existe algo más que las bandas sonoras del todo a 100, el adagio de Albinoni y Andrea Bocelli o es que directamente odian a sus discípulos?

* ¿Por qué la mayoría de la gente sigue pensando que los patinadores varones se dividen entre gays, super gays y ultramega gays?

* ¿Quién les diseña esa ropa? ¿quién? Que a la deriva los lleva, ¿quién? ¿Por qué junto a los trajecitos de comunión y los vestidos del baile de graduación yankee, la ropa de los patinadores parece atrapada en una eterna “alcanfor dimension”? ¿dónde están los diseñadores sin fronteras cuando se los necesita?

* ¿Por qué tantos “Mr Ts” llevan pesadas y antiestéticas medallas de oro colgadas del cuello? Almas de cántaro, ¿no veis que os vais a quedar todos sin piños antes de los 30?

* ¿Seré la única que con tanta cuchilla y velocidad siempre anticipa temerosa un improvisado Blood on ice?

* ¿Por qué en estos botox times las hipermaquilladas patinadoras con sus rottenmeyerianos moños parecen empeñadas en echarse 10 años más encima?

* ¿La cada vez más creciente ola de Pimpinelismo (o hermanos fingiendo arrumacos y achuchones públicamente) no le resulta inquietantemente “incestuous borderline” a nadie?


Y hablando de hermanos, en mi intento de desenñoñar el patinaje artístico, aquí les presento, a quienes no los conozcan, a la pareja más cool e indie del Ice world. No sólo por sus looks sino por sus elecciones musicales, los Kerr brothers van marcando tendencia. ¿Os imagináis una coreografia patineril al ritmo de Linkin Park? (atent@s al minuto 4:16)

Pero mi favorite couple, ya retirada, son los champions franceses Marina Anissina y Gwendal Peizerat. Además de derrochar pasión, talento y carisma, pusieron de moda en sus coreografías ese elemento que tanto me gusta: "the reverse lift" o que ella lo sujete a él.

A los que crean que un francés y una rusa estarían más perdiditos bailando un flamencazo on ice que Flanders en un concierto de AC/DC (atent@s a los movimientos y las faces. ¡Lo viven!).

Y, para terminar, he aquí su coreografia más desenfadada y sexy



Happy week!

dimanche 21 février 2010

¡Pregúntale a mis amigos!



Imagínense una típica escena de película: malo maloso perseguido en plena calle por bueno buenoso, consigue esquivar con igual destreza policías, coches, balas, las rebajas y señoras con perritos, para acabar en un mugriento callejón sin salida confesando a grito pelado: “¡soy inocente, soy inocente! ¡Pregúntenle sino a mis amigos!”.
Y he aquí mi sunday thought de la semana: si nadie en su sano juicio se fiaría de esta confesión, ¿por qué la mayoría recurrimos casi siempre a ella cuando se nos acusa de algo que nos hace pupita?

Obviously, no es lo mismo que el dardo venga de tu madre, del tipo sentado a tu lado en el bus, de tu mejor amigo, de tu compañero de bailes de salón o de tu jefe. Much more obviously, también influye el qué, cómo, cuando, dónde y por qué. Pero ante esa originalísima respuesta “por peteneras” siempre dan ganas de decir “¡Y a mi que carajo me importa lo fabulos@ que eres según tu madre, lo mucho que quieres a tu perro o las notazas que sacaste en selectividad!".

Parece existir una conspiración universal cimentada en mucho miedito y en la autonegación más vergonzosa, que se empeña, once more, en negar lo evidente: nos transformamos en función de la persona que tenemos delante. Aunque, tal vez transformarse no sería el término adecuado, puede que, utilizando un símil musical, lo más exacto sería decir que sonamos de forma distinta dependiendo de con quien estamos.

Yo me imagino a cada persona como el main theme de la banda sonora de una película. En diferentes momentos de un mismo film, aparecen distintas variaciones del mismo tema: más vivace, más instrumental, más grave-sinister, más dramatic, más orquestado, o incluso, podemos encontrarlo intercalado con otros temas, cantado, a capella, versión pop, versión jazzie, versión Camela... las posibilidades infinitas son.
En todas estas versiones, la melodía es reconocible, las notas son siempre las mismas, pero, obviamente, no hay dos iguales.

Todos conocemos virtuosos que extraen lo mejor de nosotros, que hacen surgir nuestra parte mas ingeniosa, inteligente o tierna, que nos empujan a hacer o decir cosas que no imaginábamos que sabíamos o que éramos capaces de realizar.... y viceversa. Sin embargo, ante la presencia de otros, nos sentimos apáticos, reprimidos, aburridos, frustrados y un largo etc. Más que interpretarnos, a veces parece que ni siquiera son capaces de afinarnos o que directamente odian el instrumento... y viceversa.

Contraatacando nuestra neurosis, de vez en cuando, nos topamos con personas que "nos hacen el coro" de la parte de nuestra canción que menos nos gusta, algunas inconscientemente, y otras a las claras, y les odiamos por ello. Tanto en un aspecto positivo como negativo, siempre tendemos a buscar cómplices que nos confirmen lo que creemos que somos, a personas que refuerzan esas conductas o rasgos que reconocemos y que nos conforman. Recurrimos al "más vale malo conocido que bueno por conocer" y nos cuesta admitir variaciones y covers.

Dicho todo lo anterior, dear readers, por un mundo en el que las vecinas de los asesinos en serie no salgan en las noticias diciendo “¡No puede ser! ¡Pero si me sujetaba siempre la puerta del ascensor!”, pensémonoslo twice y cuestionémonos que hay de nuevo en cada canción antes de recurrir al manido estribillo “¡pregúntale a mis amigos!”.

lundi 15 février 2010

L’exigeant désespéré



La excusa de esta actualización es corroborar que, como dijo alguien muy sabio, “se aprende más sobre psicología y sociología en los anuncios de contactos del periódico, que en la mayoría de los libros especializados juntos”.
Conteniendo los impulsos suicidas que este tipo de publicaciones me inspiran, analicemos la sección que nos ocupa de El diario Vasco en un día cualquiera.

Chica busca chico

Las 45 women del día, tienen edades comprendidas confesadas entre los 26 y los 69 años, destacando las cuarenteñas y sesenteñas.

Básicamente, se venden como: sinceras, buena presencia, sin cargas, alegres, cariñosas, simpáticas, cultas, rellenitas y altas.
Sus hobbies son: cine, bailar, viajar, monte, charlar, leer, música, playa y pasear.

Buscan hombres: libres, sinceros, con sus mismos hobbies, altos, buena presencia, no fumadores, simpáticos, agradables, afines, de su misma ciudad/provincia, buenas personas, universitarios, cultura media/alta, buena situación económica, cariñosos, buenos, fieles, respetuosos, cultos y que les hagan reír.
De entre las que confiesan su edad, 2 buscan hombres de su misma edad, 2 se decantan por mas jóvenes y 12 los prefieren más maduritos que ellas.
La mayoría de sus expectations se dividen entre “una relación estable” o “una amistad o lo que surja”, aunque un par se decantan por “relaciones esporádicas”.

Chico busca chica

La muestra varonil asciende a 67 maromos con edades confesadas de entre los 25 a los 66 años, situándose la treintena y la cuarentena como el grupo más popular.

Básicamente, se venden como: atractivos, sinceros, cariñosos, altos, casados, simpáticos, divertidos, alegres, deportistas, cultos, agradables, románticos, con hijos, discretos, independientes, morenos, de ojos verdes y con buena figura.
Sus hobbies son: el montañismo, viajar, salir, bailar, la música y el cine.

Buscan mujeres: de su mismita ciudad/provincia, discretas, con hobbies similares, sinceras, afines, agradables, cariñosas, atractivas, casadas, buenas, educadas y simpáticas.
De entre los que descubren su edad, 5 buscan mujeres más mayores, 2 quieren chicas de su misma edad, y 11 las buscan (mucho) más jóvenes.
Quieren específicamente una relación estable (22), amistad o lo que surja (13), relaciones esporádicas (20) y compartir (6).

Chico busca chico

Ellos son 22 sujetos de entre 26 y los 55 años. 20’s y 30’s en su mayoría

Se venden como: atractivos, delgados, altura media, sin experiencia y sinceros. El único hobbie confesado es: amante de la naturaleza.

Buscan men: activos, dotados, giputxis, sin pluma, maduros, con sitio/coche, discretos, fuera del ambiente, delgados, menores de 30 y afines.
Quieren específicamente: relación esporádica (7), amistad (3), relación estable (2), lo que surja (1) y casados para relación esporádica (1).

Chica busca chica

Las 4 mujeres analizadas oscilan entre los 40 y 47 años.

Se venden como: casadas, trabajadoras, cultas, artísticas y tranquilas y sólo una tiene en cuenta sus aficiones: pasear, leer, dialogar y el cine.

Buscan chicas: de Guipúzcoa o SS, y amistad o lo que surja.

Otras relaciones (o salidos, sinceros y sin complejos, que es lo mismo)

9 chicos y una pareja componen este grupo, todos ellos en la treintena.

6 buscan relaciones esporádicas y 2 relaciones telefónicas.
2 casados maduros buscan hombre, mujer o pareja; otros 2 quieren chicas o pareja; 1 busca activos dotados y/o travestis; otro quiere un bisexual; un’altro pareja bisexual u hombres; mientras que dos inocentes proclaman el slogan: “mujer, si echas de menos esa fantasía, aquí estamos 2 amigos de 35 años encantados de hacerte feliz”.

Conclusiones

Tanto hombres como mujeres limitan mucho la franja de edad (one pide SÓLO personas de 64 años) y las condiciones. Ellas se confiesan mayores sin complejos y ellos se descubren casados.

Las mujeres dan mucha más importancia a los hobbies (casi todas los mencionan) y a la independencia que ellos. Buscan relaciones más estables y su mayor baza es la sinceridad. Son mas exigentes y especificas en lo que piden, tienen más en cuenta el nivel cultural/adquisitivo y los hábitos, como por ejemplo, fumar.

Los hombres son mas jóvenes y menos formales. Apuestan por su atractivo y sinceridad, y son más prácticos y directos: quieren utilitarias discretisimas de su misma provincia. La cultura y el nivel adquisitivo no es tenido en cuenta, pero las quieren mas jóvenes que ellos (algunos con 15-20 años menos).

La población homosexual masculina es la más "juvenil" y su baza es ser atractivos y sin experiencia. Dan mucha más importancia al físico que los otros grupos.

Las chicas que buscan una relación lésbica componen la muestra más pequeña y homogénea.

En cuanto a las otras relaciones, los trentañeros demuestran ser mayoría en el grupo más “pervertido”, y básicamente, se comen lo que les echen.


A pesar de saber que a much@s mi blog de historias os da bastante pereza, esta actualización continua en

lundi 8 février 2010

Motivos para cargarse a un galgo



Hagamos un ejercicio de “empatía cazadoril”. ¿Qué motivos argumentan estos señores para deshacerse de un galgo?:

- Es que no sabe cazar
- Es que se ha hecho viejuno
- Es que no caza “limpio”
- Es que no quiero alimentarlo hasta la siguiente temporada de caza
- Es que tengo demasiados
- Es que ya no vale para criar
- Es que ha tenido cachorros
- Es que no es lo suficientemente rápido
- Es que no es bonito
- Es que forma parte del ritual de caza
- Es que si lo enveneno o lo cuelgo queda mal. Ya no se lleva...
- Es que ya acabó la temporada de caza
- Es que... ¡lo hacen todos!
- No sabe/No contesta


Este país, además de la vergüenza nacional bien conocida por todos, padece otras muchas, que desgraciadamente casi siempre quedan eclipsadas. La que hoy nos ocupa, es la caza con galgos. Spain es que ÚNICO país de la Unión Europea que permite esta rancia, despreciable y cruel practica. Lo mas indignante, es que gran parte de la realeza la sigue practicando y la sola mención de su prohibición sigue siendo un tema tabú.

No podemos seguir permitiendo esta barbarie. Cada temporada de caza, miles de estos animales son abandonados, maltratados o asesinados por alguno(s) de los sensibles motivos expuestos arriba. ¿Qué puedes hacer tú? Very simple. Mándale un e-mail a Mr Zapatoides. Sólo tienes que cortar y pegar el mensaje que adjunto a continuación y enviadlo aquí http://www.la-moncloa.es/Contactos.htm

AL SEÑOR PRESIDENTE DEL GOBIERNO DE ESPAÑA, DON JOSÉ LUIS RODRIGUEZ ZAPATERO:

EN NOMBRE DE LOS MILES DE GALGOS QUE NO PODRÁN SER SALVADOS ESTE AÑO, ¡LAS PROTECTORAS NO PUEDEN MÁS, REVIENTAN! SEÑOR RODRIGUEZ ZAPATERO, ¡QUIERO VIVIR! HAGA ALGO POR NOSOTROS. NO SOY UNA HERRAMIENTA DE CAZA DE USAR Y TIRAR, SOY UN SER VIVO MARAVILLOSO. ME EQUIVOQUÉ, NACÍ GALGO EN ESPAÑA Y MI VIDA NO VALE NADA. MIRE MI OJOS, ¡¡AYÚDEME!! CADA ENERO COMIENZA CON MI HOLOCAUSTO. MÁS DE 50.000 GALGOS SEREMOS ELIMINADOS, ¡¡AYÚDEME!! POR UNA LEY QUE NOS PROTEJA, ¡POR EL FIN DE ESTA LOCURA! ¡ZAPATERO LE NECESITO AHORA!

FIRMADO: UN GALGO ESPAÑOL CONDENADO A MUERTE. SOLO TENGO 2 AÑOS, Y MI DUEÑO GALGUERO YA HA CRIADO OTROS "NUEVOS" QUE SEGUIRÁN MI MISMA MALA SUERTE. LA CAZA CON GALGO ESTA PROHIBIDA EN TODOS LOS PAISES DE LA UNIÓN EUROPEA, ¡MENOS EN ESPAÑA !

Por muy insignificante que sea la vida de un galgo para los mandamases, si nos movilizamos y se les amontonan los e-mails, algo hará click dentro de sus mercantiles e insensibles cabezotas. ¡Actúa!

Si quieres hacer más desde facebook, go to Galgos sin fronteras http://www.facebook.com/profile.php?ref=profile&id=1640839630#!/pages/Galgos-Sin-Fronteras/58518952479 y/o a SOS Galgos http://www.facebook.com/profile.php?ref=profile&id=1640839630#!/group.php?gid=41719992764

dimanche 31 janvier 2010

Resilientus



" Más allá de la noche que me cubre
negra como el abismo insondable,
doy gracias a los dioses que pudieran existir
por mi alma invicta.
En las azarosas garras de las circunstancias
nunca me he lamentado ni he pestañeado.
Sometido a los golpes del destino
mi cabeza está ensangrentada, pero erguida.
Más allá de este lugar de cólera y lágrimas
donde yace el Horror de la Sombra,
la amenaza de los años
me encuentra, y me encontrará, sin miedo.
No importa cuán estrecho sea el portal,
cuán cargada de castigos la sentencia,
soy el amo de mi Destino:
soy el capitán de mi Alma".

Invictus, William Ernest Henley

Este es el poema que Nelson Mandela repitió como un mantra durante los 27 penosos años de cárcel que padeció por su lucha contra el apartheid. 324 lunas en las que la gran mayoría de los mortales habríamos sucumbido irremediablemente a la desesperanza, la enfermedad o la muerte... o todo al mismo tiempo. Su liberación, en 1990, ha pasado a formar parte de uno de los momentos más emotivos de nuestra memoria colectiva. Cuatro años después, se convertiría en el primer presidente de Sudáfrica en ser elegido por medios democráticos bajo sufragio universal.

Casi cinco décadas antes, en plena Segunda Guerra Mundial, Victor Frankl, neurólogo y psiquiatra suizo, sobrevivió desde 1942 hasta 1945 en varios campos de concentración, incluidos Auschwitz y Dacha. Nada más ser liberado, escribió El hombre en busca de sentido, en donde describe la vida del prisionero del régimen nazi desde la perspectiva de un psiquiatra. En esta obra expone que, incluso en las condiciones más extremas de deshumanización y sufrimiento, a pesar de un sin fin de torturas y privaciones, el hombre puede engrandecerse en el dolor y mantener su dignidad intacta. Esta reflexión le sirvió para confirmar y terminar de desarrollar la Logoterapia, considerada la Tercera Escuela Vienesa de Psicología.

¿Qué excepcional mecanismo de defensa mantuvo a Mandela y Frankl invicti? ¿será cierto en todos los casos que “lo que no te mata te hace más fuerte”? ¿que porción de su impresionante hazaña puede atribuirse a nuestra dimensión espiritual?. Y lo que es aún más interesante (e inquietante), ¿cuántos simples mortales tenemos la potencialidad de convertirnos en extraordinarios?

Hay personas que, indudablemente, están hechas de una pasta especial o, como se denomina en psicología, “son muy resilientes”. La resiliencia es un termino parecido a la resistencia, aunque not exactly the same. Concretamente, es la capacidad de los sujetos para sobreponerse a tragedias o períodos de gran dolor emocional. Cuando un sujeto o grupo humano, no sólo es capaz de recuperarse, sino que incluso puede resultar positivamente transformado o fortalecido tras circunstancias adversas, se dice que tiene “resiliencia adecuada”.

Cuando pienso en este término, siempre me viene a la mente una especie de Elastiwoman (o Elastiman), capaz de estirarse y estirarse hasta límites imposibles, para volver a adoptar su forma original rápidamente y sin secuelas, ganando incluso algún músculo extra en el camino.

“A pesar de traumas graves, incluso muy graves, o de desgracias más comunes, la resiliencia parece una realidad confirmada por muchísimas trayectorias existenciales e historias de vida exitosas. De hecho, por nuestros encuentros, contactos profesionales y lecturas, todos conocemos niños, adolescentes, familias y comunidades que "encajan" shocks, pruebas y rupturas, y las superan y siguen desenvolviéndose y viviendo -a menudo a un nivel superior- como si el trauma sufrido y asumido hubiera desarrollado en ellos, a veces revelado incluso, recursos latentes y aún insospechados".

La resiliencia: ¿mito o realidad?,
Michel Manciaux


Dedicado a tod@s l@s resilientes, reales y potenciales. Y, muy especialmente, al pueblo de Haití.

mardi 19 janvier 2010

¡No te pega nada!



A pesar de que nuestro cerebro contiene un millón de millones de neuronas, la gran ventaja de los ordenadores sobre los humanos (otra más), es que los sistemas operativos se actualizan y renuevan constantemente, mientras que el cerebro humano se aferra a sus viejos esquemas mentales con más fuerza que Maggie Simpson a su chupete.
Cada vez que un amigo o conocido te suelta el irritante “¡eso no te pega nada!” a pesar de que tú sabes a ciencia cierta que ese “eso” es “totally you”, dan tentaciones de buscar un puerto en su cabeza y “actualizarlo”.

Obviously, no es lo mismo que la frasecita te la dedique un friend de toda la vida que un conocido, aunque nadie se libra del “estado de shock post-traumático” que supone.
Los mejores desconocimientos/ofensas/piropos involuntarios que me han dedicado a lo largo de mi vida, han sido:

- No te pega escuchar esa música tan rara
- No sabía que supieras bailar
- No va contigo ver pelis que no sean independientes
- No imaginaba que te gustara escribir
- No es tu rollo apuntarte a fenómenos tipo Harry Potter
- No te pega enfadarte, ¿acaso no estudiaste psicología?
- No me cuadra en ti ese punto freak que tienes
- No te pega tu nombre euskaldun
- No sabía que te gustase cantar. ¡Con lo timidísima que tú eres!
- No imaginaba que al cantar tuvieras una “black voice”

Sin embargo, ante el riesgo de que se te acabe estallando la vena del cuello, hay que asumir unas frustrantes verdades:

1) La gente no ve el mundo como es, sino como son
2) Existe una tendencia natural a simplificar/etiquetar en la raza humana
3) Cada persona es un caleidoscopio único y exclusivo en las manos de otra. Nunca hay dos iguales
4) No es lo mismo conectar emocionalmente con alguien (“leer” y “prever” sus emociones, saber por qué hace lo que hace, qué le duele, qué le fascina, etc) que hacerlo intelectualmente (mismo o parecido nivel cultural, filosofías de vida afines, sentido del humor compatible, mismos gustos o hobbies, etc)
5) Diferentes entornos y circunstancias disparan respuestas distintas
6) Ver crecer a alguien a cierta distancia o “conocer de toda la vida a fulanito” no es conocer (¡leñe!)
7) El dónde, el como y el cuando venimos al mundo, llevan una colección de prejuicios en serie en lugar de otros

También existen rasgos de la personalidad cuyas “etiquetas sociales” se convierten, en la mayoría de los casos, en "redes de arrastre" que llevan consigo mucho más de lo que sería justo o recomendable.
Por ejemplo, cuando alguien es tímido, se da por hecho, aunque sea de forma inconsciente, que, de cara a la galería, también es introvertido, asustadizo, soso, insignificante o poquita cosa.

Homo sapiens del world, ¿acaso hay algo más frustrante que el hecho de que nos limiten aún más de lo que nos limitamos a nosotr@s mism@s?


Propongo desde mi humilde espacio, que from now on guardemos el “no te pega nada” en el baúl de las palabras olvidadas.

"Todo tiene una etiqueta, pero no todo el mundo",
from La edad de la inocencia, Edith Warthon.

P.S. Si alguien quiere conocer mi versión de frases horripilantes como “matar dos pájaros de un tiro” o “el hombre y el oso, cuanto más feo más hermoso”, le invito a pasarse por http://vforvegetarian.blogspot.com/
Related Posts with Thumbnails