samedi 15 avril 2017

¿Cómo osas no reproducirte?



Hay encuentros que los carga el diablo. O las competiciones sociales sexistas, que viene a ser lo mismo. Hace no demasiado, un café con una amiga y su hijo de 2 años se vio de repente obstaculizado por un bebé, una niña de pocos meses, que pasó a ocupar el campo visual de mi amiga de tal forma que, por un momento, ni siquiera pude verle la cara. La niña iba enganchada a su apéndice, su madre, quien no contenta con plantarle el fruto de sus entrañas en plena cara, saludó a mi amiga con el orgullo y regodeo de viejo conocido que solo se acerca a ti cuando tiene buenas noticias.




Nos costó reconocerla por unos instantes, pero ahí estaba aquella versión matrona de nuestra antigua compañera de instituto. Ni que decir tiene que me ignoró total y descaradamente. No hubo charla recapituladora y autobiográfica ni “qué-es-de-tu-vidas”, la chica pasó directamente a los grandes temas: la tortura del parto y sus horrendas pero necesarias secuelas. Pues muy bien, hermosa (me solidarizo con todas las madres forzosas no humanas del mundo dándole un largo trago a mi descafeinado de sobre con leche vegetal).




De repente, el hijo de mi amiga, brevemente presentado y aún más descaradamente ignorado por Super Mommy, se escapa bajo la mesa cual diablo de Tasmania, obligando  su madre a ir en su busca. Antes de que el silencio nos engulla como mantis religiosas, la mamma me mira  con desprecio infinito y me pregunta “¿Y tú qué tal?”, cuando, en realidad, lo que me quiere decir es “¿Cómo osas no reproducirte?”, mientras su peponil retoño me mira fijamente, como subrayando su indignada incomprensión.




Fue en ese momento cuando me di cuenta de que Mrs Utero, además de por su semilla, estaba acompañada por su pareja, un tipo apocado de labios sellados que parece resignado a su condición de segundón o mero vehículo biológico-genético. Y tras la vuelta de mi amiga y su hijo, el encuentro concluye con una breve despedida y un subrayado abrazo a su deber cívico-femenino, sentido de trascendencia y reafirmación existencial. ¡Hasta la vista, baby!




*

lundi 26 décembre 2016

Cosas que casi salvan mi 2016




Este sádico y nefasto año que está a punto de abandonarnos ha llevado a un nuevo e imposible nivel el dicho “si la vida te da limones, hazte una limonada”. Y es que, ¿acaso existen limones suficientes como para dulcificar o hacer más digerible tanto infortunio y broma macabra? Posiblemente, no, y por ese motivo resulta terapéutico y necesario hacer una criba en positivo que nos aleje, al menos momentáneamente, de la depresión, el cinismo o la misantropía más absolutas. Complicidades y seres queridos aparte, esta es la mía.





El yoga

Si, como dicen los yoguis, ‘la flexibilidad es vida y la rigidez es muerte’ yo llegué al yoga en un punto de rigidez y desesperación tan alarmante, que el más mínimo movimiento me habría astillado sin remedio. Sin embargo, gracias a esta completísima disciplina milenaria, he conseguido aprender a manejar, poco a poco, la ansiedad que me atenazaba, y noto que, día a día, a medida que mi cuerpo se flexibiliza y mi mente aprende a estar en calma, mi energía se va transformando. Siete meses más tarde, no solo he resuelto o aprendido a mantener a raya algunos problemas físicos derivados de la ansiedad, sino que soy más consciente de la relación entre cuerpo y mente y de la forma de armonizar todos los elementos que componen mi vida. Posiblemente, el yoga sea la mejor herramienta terapéutica que he descubierto desde que conocí la psicología Gestalt (¡y eso es mucho decir!). No se me ocurre un método más completo y efectivo para autosanarse.




Canciones

Algo tendrá de vital e irreemplazable la música cuando ni el Alzheimer, que arrasa inmisericordemente con todo, es capaz de vencerla. De todos los discos, nuevos y viejos, que me han acompañado durante los últimos 12 meses, de todas las canciones que me han rescatado, abrigado y nutrido diariamente, escojo la que, para mí, ha sido más representativa de lo ha supuesto este año: Icebergs, de Jacobo Serra.




Game of thrones

Gracias miles a la serie estrella de la HBO por la sobredosis de emociones, a menudo contrapuestas, que suponen sus momentos más álgidos. Gracias por ser tan adictiva y por emocionarnos e ilusionarnos como a incaut@s adolescentes. Gracias por sus dos ya épicos, últimos episodios de la sexta temporada, dignos de ser disfrutados en pantalla grande, y por su “domingo de resurrección”. Gracias por hacer menos frío e inhóspito, incluso en su ausencia, el winter is here.





El Zinemaldia

Siempre ha sido mi momento favorito del año, pero en esta ocasión lo necesitaba desesperadamente y no me defraudó. Todo lo que componen esos 9 intensos y mágicos días, bien sea cinematográfico o extracinematográfico, es como esa reserva de comida extra que almacenan algunas especies para sobrevivir durante el invierno. Nunca olvido, a pesar de las ediciones, el privilegio y la suerte que supone formar parte de un festival de cine clase A, e incluso aunque lo hiciera, conocer a/respirar el mismo aire que Ewan McGregor, Ethan Hawke, Sigourney Weaver, Joseph Gordon-Levitt, Shaileen Woodley y Pierre Niney, entre otr@s, en una sola edición, me lo recordarían.





Veganizaciones

Cuando eres vegan@ y vives en Meatland o lo que percibes como plena Edad Media, cada pequeño gesto de veganización de tu entorno o de l@s tuy@s es vivido como una pequeña reconciliación con la (in)humanidad. Este año, en Donosti, se han abierto locales (restaurantes, cafeterías) parcialmente veganizados y se han ampliado opciones veganas en los ya existentes (cada vez es más raro, por ejemplo, encontrar bares y cafeterías que no tengan leche vegetal). Incluso es posible tomarse un helado, un bizcocho o un cupcake cuando tienes un “bajón de azúcar”, ¡y ya existe una tienda de comida 100% cruelty-free para llevar!





Stranger Things

Comencé a ver esta serie un día antes de que a un familiar muy querido le diagnosticaran una enfermedad terrible. Toda mi vida y lo que la sostenía, pasó, no a un segundo, sino directamente a un tercer plano. Y en pleno apogeo de ese huracán emocional, tras las maratonianas jornadas de hospital, hubo algo capaz de distraerme y de alejar, parcialmente, a todos mis fantasmas (y evitar que me comieran viva) durante aproximadamente una hora: Eleven & Co. Nunca podré ver esta primera temporada de Stranger Things de una forma mínimamente crítica, como lo que realmente es, en lugar de como lo que significó para mí, pero la vida casi nunca va de “objetividades”, right?





La literatura

Aunque este año no he tenido demasiado buen ojo con mis elecciones y me veo incapaz de incluir alguna de esas novelas en mi lista de “libros imprescindibles”, sí que me he descubierto autores interesantísimos (La chica del pelo raro de David Foster Wallace, Manhattan Transfer de John Dos Passos o Juego y distracción de James Salter); me he topado con lecciones que te arañan el alma (Mujeres que corren con los lobos) y he disfrutado de dos poetas que no sólo me han inspirado mis mejores poemas del año, sino que me han nutrido como poeta. Gracias Idea Vilariño y Carilda Oliver Labra.





El cine

Si hay algo que en 2016 haya tenido un nivel excelso, ha sido el cine. La cantidad de peliculones notables y sobresalientes ha sido tan off the charts durante los últimos 12 meses que hacer un Top 10 resulta dolorosamente injusto. Sin embargo, tengo que destacar el que para mí ha sido el mejor film del año: Arrival (La llegada), una de esas películas que reafirman tu amor por el cine, por el poder de comunicación y por la magia de las historias. El resto de las películas must see de este año podréis encontrarlas, muy pronto, aquí.



Y, para terminar, ¿alguien sabe de alguna camiseta económica con la frase “I survived 2016”? ;)

*

lundi 14 novembre 2016

Trumpism: ¿El principio del fin?




Soy optimista. Espero vivir este planeta, al menos, los mismos años que ya he caminado por él. Sin embargo, no me preocupa tanto la cantidad, como la calidad de ese tiempo futuro. La victoria electoral de Donald Trump (posiblemente la representación de lo peor de la especie humana, o séase, el diablo, seas creyente, agnóstic@ o ate@) supone una amenaza y una regresión para USA a todos los niveles, pero también representa, no sólo una potencial catástrofe medioambiental sin precedentes, sino la gota que colme del vaso de la irreversibilidad del cambio climático. Es por ello que aunque como ciudadana del mundo y feminista, me siento enfadada, triste e profundamente preocupada, como ecologista y activista por los derechos de los animales estoy totalmente destrozada.




Environmental apocalypsis is coming?

Creo, y espero no equivocarme, que casi todas las majaderías retrógradas que Mr Orange ha estado escupiendo durante su campaña (deportar a los inmigrantes ilegales, construir un muro con Mexico, modificar la ley del aborto, acabar con Obama Care o imponer un arancel del 45% a cualquier producto procedente de China) van a resultar muy difíciles, sino imposibles de implantar. Aunque hará mucho daño a l@s más vulnerables y desfavorecid@s, los tratados de libre comercio que USA ha firmado, según dicen, impedirían la tasa, las deportaciones serían impedidas por revueltas interiores y el muro mexicano supondría un gasto inasumible, amén de un escándalo internacional, entre otras limitaciones.




Pero también creo, y espero equivocarme, que en materia medioambiental (lo cual es un oxímoron en su caso, ya que niega rotundamente el cambio climático)  es donde más letales promesas se podrían cumplir. Trump quiere acabar con todos tratados y medidas green que Obama ha firmado durante estos últimos años, entre ellas, como no, su compromiso para rebajar la llamada huella de carbono del país. La idea de los republicanos es que no exista ningún tipo de regulación sobre el C02 y como niegan el cambio climático, niegan que esta sustancia haga ningún tipo de daño al planeta.

El nuevo presidente pretende eliminar por completo la EPA o Agencia de Protección Medioambiental de los Estados Unidos (a través de esta organización se vigila que las compañías cumplan los requisitos medioambientales legales en cuestiones de contaminación). Y por si esto no fuera suficiente desatino, Trump, un férreo defensor del libre mercado, considera que el Gobierno de USA no debe financiar proyectos de investigación de energías renovables. Por lo tanto, todos los fondos públicos quedarán cancelados.




Además, Mr Biggot quiere que su adorada América, por su cara naranja bonita deshaga su compromiso histórico de cumplir los acuerdos firmados en París sobre el cambio climático, cuyo objetivo era mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los 2ºC (recordemos que USA es el segundo país más contaminante del mundo, solo superado por China, pero que incluso el gigante asiático comienza a ponerse las pilas). ¿Podría el nuevo gobierno abandonar un acuerdo ya firmado y ratificado? "Desde un punto de vista legal Trump no puede salirse, pero puede ignorarlo y no hacer lo que su nación prometió y no habría mecanismos para impedirlo", comenta el climatólogo de la Universidad de Zurich (Suiza) Reto Knutti. Si se diera el efecto contagio a otros países especialmente contaminantes, en 4 años las posibilidades de que el mundo cumpla el objetivo de los 2ºC pasarán de modestas a pequeñas, pero si dura 8 años se acercarán a 0.





Personalmente, me hace especialmente gracia la creciente (e hipócrita) preocupación mundial por el cambio climático (mode ironic on). Cualquiera que sepa un mínimo en materia medioambiental sabe que no se puede achacar el calentamiento global únicamente al CO2 proveniente de la quema de los combustibles fósiles. Si el cambio climático fuera la cabeza de Medusa, la otra gran serpiente sería la ganadería industrial, que ya emite oficialmente más porquería a la atmósfera que todos los transportes del mundo juntos (La emisión directa de metano en las granjas de vacas y cerdos es la principal fuente de gases de efecto invernadero y este gas es 23 veces más agresivo que el dióxido de carbono de cara al calentamiento global).

Pero, of course, esta incomodísima verdad no le interesa ni a los informativos, ni a las grandes empresas cárnicas, ni al consumidor  medio. Como ecologista y vegana, me cuesta no caer en la misantropía más absoluta al confesar que, si aquí y ahora a la humanidad se le presentase la disyuntiva de A) Volverse vegana y parar en seco el Cambio Climático (cosa que sería más que probable) y B) No cambiar sus hábitos en absoluto y arriesgarse a morir, la humanidad elegiría B.





El machismo se quita la careta

También me resultan muy curiosos los “Mc Artículos” publicados a las pocas horas de la victoria de Trump, explicando los motivos por los que habría ganado el gran magnate. Y es que, si tan claras y predecibles eran las pistas, ¿por qué no lo había previsto absolutamente nadie (Si me apuráis, ni el propio Trump)?. Aunque l@s expert@s achacan buena parte del voto secreto a l@s afectad@s por el cierre masivo de fábricas y empresas, como siempre, bien sea a escala personal como social, carecemos de perspectiva para poder entender lo que está pasando en el momento en el que ocurre, y eso no hay politólog@ ni sociólog@ que lo rebata.




Lo que sí está dolorosamente claro, es que por muy racista que sea USA (¡y mira qué es racista!) es aún mucho más sexista y machista (recordemos que otorgó el derecho de voto a los hombres negros 50 años antes que a las mujeres de cualquier raza). La desoladora imagen de una digna y sorprendentemente entera Hillary Clinton en el día posterior a su derrota, enviando un mensaje de esperanza a las niñas y pidiendo una oportunidad para Trump, es de las que llegan al alma, porque tanto si se es pro Mrs Clinton como si no, no hay mujer en el mundo que no haya sentido en algún momento de su vida la desgarradora sensación de ser ninguneada y despreciada en favor de un hombre que era inferior y/o mucho menos competente que ella. Y, francamente, no sé qué me asusta más: si el varón de entre 45-90 años o votante medio de Trump, que lo considera un rol model o directamente un dios, o ese 52% de mujeres blancas (frente al escaso 7% de las negras) que han elegido a un misógino, abusón, machista y repugnante depredador sexual como representante.

Si hubiera justicia (poética) en el universo (y sabemos que no la hay), a Trump debería sucederle Lisa Simpson una mujer de raza no blanca, ecologista, vegana, lesbiana o bisexual y profundamente atea/agnóstica. Eso sí que supondría un síntoma claro de que el mundo ha evolucionado finalmente. Lamentablemente, comienzo a pensar que no viviré para verlo.





¿El principio del fin?

Un pequeño rayo de esperanza es que el nuevo cargo de “hombre más poderoso de la tierra” para el ricachón, vago, mimado y ultramediático que siempre ha sido Trump, le queda demasiado grande. Posiblemente, y a pesar de su hambre de poder de niño rico, el tipo que siempre lo ha tenido fácil en la vida ahora se enfrenta a un nuevo poder que, como dirían en Spiderman, también conlleva una gran responsabilidad. ¿Aguantará estoica y diariamente aburridas reuniones, viajes protocolarios, pilas de documentos o tediosos intercambios diplomáticos sin aparecer voluntariamente en la prensa o sin escuchar, a todas horas, los aplausos y vítores de sus descerebrados fans?

Pero aunque de tod@s es sabido que, en realidad, son “4 corporaciones” las que dominan el mundo, con la complicidad asquerosa de grandes políticos, entre otr@s, tampoco conviene menospreciar ni un ápice el potencial daño que el Trumpismo puede causar por muy incompetente que pueda ser o por mucho freno legal, político-social, demócrata y mundial que le impongan. Porque Mr Orange es, ante todo, y como ya sabemos, un síntoma, aunque sea de los más graves, de lo profundamente enfermo que está el mundo. Y cuando un organismo está tan enfermo, solo quedan dos salidas: sanar o morir.





La evidencia es abrumadora: no hay duda de que nos encontramos ante un inquietante punto de inflexión. O bien esto resulta el principio del fin del mundo que conocemos y tod@s los menores de 50 años acabemos sucumbiendo al apocalípsis de la pobreza y del calentamiento global, o puede que el trumpismo, la amenaza del fascismo, el letal cambio climático y las preocupantes y crecientes desigualdades sociales acaben siendo el acicate u oportunidad que la consumista-hedonista-pasmada humanidad necesita para empoderarse, para indignarse, para rebelarse y ser proactiva en lugar de reactiva, pasiva y mansa; para escarbar y cambiar los cimientos podridos de este despreciable patriarcado capitalista-neoliberal, sexista, especista, racista y homófobo, y arrebatar así el poder al 1%, al “gran hermano” o virus-empresas caníbales que están destruyendo el mundo. No sabemos qué precio habrá que pagar para conseguirlo, pero de lo que no cabe ninguna duda, es de que el valor de lo que nos jugamos es aún mayor. La responsabilidad de que no caiga definitivamente la balanza del lado oscuro es de tod@s y cada un@ de nosotr@s, pero, como diría un gran y querido amigo “torres más altas han caído”.





“Luckily, real change, like a tree, grows from the bottom up, not the top down […] We will not mourn, we will organize. Maybe we are about to be free”.
Gloria Steinem

(“Afortunadamente, el verdadero cambio, como los árboles, crece de abajo a arriba, no de arriba abajo […] No permaneceros en duelo, nos organizaremos. Quizá estemos a punto de ser libres”).


*


Si este tema te preocupa tanto como a mi, firma y comparte las siguientes peticiones:











Related Posts with Thumbnails