lundi 6 avril 2009

¡Yo he venido aquí a hablar de mis sueños! (Part II)



En nuestras relaciones interpersonales, abundan situaciones asquerosamente comunes como la del sueñus interruptus”.
Y no me estoy refiriendo al hecho de que Mr Despertador te arranque brusca y cruelmente de una buena producción Made-By-Unconscious, sino a compartir un dream especialmente curioso con alguien y descubrir que, en medio del (habitualmente bizarro) relato, la otra persona te interrumpa, para decir “¡ah, si! Pues a mi me pasó que... !”. Y te lo cuente todo detalladamente y en Dolby Surround, con la misma emoción de un niño de 8 años colgado de azúcar abriendo sus regalos en la mañana de navidad.
Es en ese ingrato momento cuando te das cuenta, amargamente, de que la conversación ha quedado monopolizada sin remedio por el segundo sogno. Y te quedas tan frustrad@, que sólo te falta decir aquello de “¡hey, yo he venido aquí a hablar de mi sueño!”.

Dependiendo del día, de la madurez emocional y del estado anímico, se pueden reaccionar, básicamente, de dos formas:
a) Protestando y/o mandando a freír espárragos trigueros a tu interlocutor y
b) (desgraciadamente, ésta sólo está al alcance de los Super Zen People) pensando “¡que pobrín el egocentrín!”

He de confesar que tengo un problema. Me reconozco adicta al “yo eso no lo haría” y esta particular droga me convierte en una persona más intransigente y susceptible de lo que sería saludable.
Eso de “recibes lo que das al mundo” es cierto, pero con matices. Hay que asimilar que cuando un@ es “la delicadeza personificada” en su trato interpersonal, la gran mayoría del cruel world no te va a responder de la misma delicada forma.
Cuidar las relaciones y tener siempre en cuenta los sentimientos y/o necesidades de los otros, no es una garantía de que esas personas no te vayan a arañar, ignorar, despreciar o descuidar. No todo el mundo sabe ser cuidadoso. Nos guste o no, la empatía es un bien escaso.

Antes de decir o hacer algo, antes incluso de escribir un comentario con sustancia por estos lares, siempre tengo en cuenta a la persona que tengo en frente. Selecciono cuidadosamente lo que voy a decir y el tono. Hago, en definitiva, lo que me gustaría que hiciesen conmigo. El problema llega cuando, no sólo no me responden de la misma manera, sino que lo hacen “tan lejos y tan bajito”, que ni siquiera se escucha “su eco”.

Hay una cita de Nietzsche dolorosamente lucida que lo resume perfectamente:

“Las personas que brindan su plena confianza creen por ello tener derecho a la nuestra. Es un error de razonamiento: los dones no dan derecho”.

Así que cuando alguien “te robe tu sueño”, menosprecie algo que tu adoras, se burle de tus principios o, simplemente, no vea o no tenga en cuenta a la persona que tiene enfrente, valora bien la situación y piénsatelo dos veces antes de decirle: “¡hey, yo he venido aquí a hablar de mi sueño!”



[No es la primera vez que hablo del tema, pero espero que sea la última. Por que, de no ser así, volveré a daros la murga, como el eterno retorno de Nietzsche, hasta superarlo de una maldita vez. Y es que cuando lo digo, me lo digo. Puritita autoterapia]

La segunda parte continua abajo...

12 commentaires:

  1. Que curiosidad despierta en mí el hecho de escribir una cita de Paco Umbral y otra de Friedrich Nietzsche en el mismo post. Cusioso al menos.
    No me gusta nada esa gente que pecan de egocéntricos (igual sin darse cuenta de ello) pero me molesta basntate que no te escuchen nada de lo que dices esperando el momento para "pisarte" tu sueño o vivencia para quedar por encima.
    Yo, desde mi tímida y reservada personalidad, nunca digo nada en esos casos, me callo y pienso lo feliz que sería metiéndole un calcetín en la boca hasta que otros acabaran de contar lo que tengan que contar. Sí, parezco un psicópata, lo sé, además de exagerado.

    Besos.

    RépondreSupprimer
  2. El ego centrico (porque ego tenemos todos) tiene problemas de aprendizaje. Sin escuchar a otros, sin leer atentamente lo que tiene por decirnos, es imposible aprender. Por eso los ego centricos, suelen ser personas descorteses porque son basicamente mal educados, o más bien poco educados, poco empaticos. Pero suelen ser inteligentes los/as muy cabrones/as...

    Un beso en las manos..

    RépondreSupprimer
  3. Anda que no dá corahe ni ná!!
    Que tú estés toda emocionada contando algo y que te roben la idea y te anulen la exposición!! Anda queeeeeeeeee que coraheeeee!!
    La empatía Alhy, esa virtud taaaaaaaaan excasaaaaaaaaaa!!!!!!
    Yo también suelo pensar mucho las cosas antes de decirlas. El tener en cuenta el sentimiento ajeno es muy importante, pero es cierto que no recibes lo mismo de los demás. Eso en vez de molestarme hace que piense "pobre".
    Ommmmmmm ommmmmmmmm ommmmmmmmmm.

    Pd. conozco una persona que si tú le dices que te duele algo (pon la cabeza por ehemplo) a ella le duele también, pero no solo también, sino que le duele MAAAAASSSSSSSS MUUUUUUUUCHIIIIIIISIMO MAAAAAASSSSSSSSSS!!!!!!!!!! jajajajaj

    En fíns. Besos empátiquísimos.

    RépondreSupprimer
  4. Es muy triste esa gente que no sabe hacer otra cosa que mirarse a su ombligo esa gente siempre me ha dado mucha pena, porque un dia se daran cuenta de que estan solos y se entristeceran pensando que tenían que haber cuidado mejor sus amistades.

    y si.. es un duro ejercicio de autoterapia darse cuenta que la mayoria de gente no te da lo que les das.. pero estoy segura de que se consigue.. y sabras dar a la gente en la justa medida, sino tiempo al tiempo.


    besosss

    RépondreSupprimer
  5. Ombliguitos del mundo hay por todas partes, y los Puesyomas también son una raza habitual, seguidos de cerca por los Puestengounamigoquemas... ¡¡Desquiciante!!

    Sobre los 8 sueños... jolín, que difícil... Eso se merece una respuesta mejor que la que mi dolorida cara (máldito herpes) puede dar ahora. Pero prometo pasarme por aquí mañana.

    ¡Hasta entonces!

    RépondreSupprimer
  6. Una vez más, vuelves a tratar este asunto, tal vez uno de los que más has tratado y tal vez uno de los que más hemos hablado tú y yo en todos los formatos. Y una vez más entra en juego eso de la asertividad y del "manzanas traigo interpersonal", aunque sólo sea de pasada.

    Pero amore, tú no das la murga nunca.

    Tú sabes que yo cada día soporto menos los egocentrismos en cualquier aspecto y, cada vez, me estoy volviendo más intransigente con este tipo de personas. No es que les hable mal (que ganas me dan), pero sí que les presto menos atención de la que debería y, además, se lo hago notar.

    Sí, últimamente me estoy volviendo algo radical, pero el egocentrismo cada vez me mata más y cada vez me parece más superficial, vacío, cansino y aburrido.

    En otro orden de cosas, ya he enviado el paquete por fin. Supongo que te llegará esta semana. Ya me contarás :D Espero que sea fructífera tu primera reunión con el mundo del cómic, ese arte que tantos catalogan, sin saber (como mi padre, argh), de "para niños".

    Creo que la que te he enviado es una obra muy adulta y seria y que, además, narra una historia que te llegará.

    Ya me dirás :)

    Mañana me voy al campo de un friend (/ibelieveinangels) a pasar allí unos días tranquileanding, así que no estaré por estos lares.

    Miles de kissessss, preciosa.

    RépondreSupprimer
  7. muy bueno! la empatía es un bien escasísimo, la gente que sabe escuchar otro bien escaso, y los zen people son rara avis... a mí cuando veo que me interrumpen más de una vez, cierro el pico y dejo mi historia para alguien más interesante, pero da mucha rabia!!! ya ni te cuento como quien te corte sea tu pareja!!!

    RépondreSupprimer
  8. Te dejo mis sueños en la otra actualización. Mil kissesssss now, preciosa. :D

    RépondreSupprimer
  9. y es que a veces quedan cosas que no dices que intentas compartir con tus amigos y quedan en el aire atrapadas en burbujas relativas y no llegan a su destino (te interrumpen, maldita maldición, falta de delicadeza de algunos..)
    Muchos lo hacen de manera inocente pero de todas formas ya están grandecitos y deberían aprender a pensar antes de hablar.. si quieren los espero para que piensen!!

    saludos y felicitaciones :)

    RépondreSupprimer
  10. hola, queria invitarte a que agregues tu blog a guiablog.net
    es un directorio de webs y nos gustaría que estuvieras.
    saludos

    Diego

    RépondreSupprimer
  11. No me gusta que me interrumpan porque, en general, puedo llegar a èrder el hilo.

    Suelo optar por callarme y escuchar. Si luego puedo continuar lo haré. Pero tampoco sufro, no te preocupes.

    Ah, y tendré en cuenta a Nietzsche ;)

    Un saludo.

    RépondreSupprimer
  12. ay ay ay, este post me ha tocado...he llegado tarde, sí..pero es que estoy en el momento preciso de entenderlo y aceptarlo..te explico...yo no soy muy ego-céntrica, pero tengo un defectillo, mu maluco, que mis nervios no me dan tregua ni paciencia y me hacen hablar por los codos, dejando a veces escapar, coletazos infantiles y absurdos que mejor me callara...que con la edad que tengo no va nada acorde...jejeje
    pero es que me han tratado exactamente así, toda la vida...y es aquí y ahora, cuando descubro que no por mucho hablar se dicen más verdades o se es más sincero o más empático...estoy aprendiendo de mis silencios y a veces digo más, que ni callada bajo el agua...
    parece que a nadie le interesan los sueños de otros...
    gracias por estas reflexiones... eres buena tía!!! y si haces ese musical...me apunto!!!

    besos de chocolate negro con pepitas de cacao y nueces caramelizadas...

    RépondreSupprimer

Cuéntame, cuéntate...

Related Posts with Thumbnails